papiloma humano

Virus del papiloma humano, sexo oral y cáncer

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

El virus del papiloma humano es la causa de infección de transmisión sexual más frecuente, además de ser el principal responsable del cáncer de cuello de útero. También está detrás de buena parte de los cánceres de la zona genital y origina un

considerable número de casos de cáncer orofaríngeo, ya que puede afectar a la boca y la garganta 

El virus del papiloma humano (VPH o HPV, por su sigla en inglés) se transmite por vía sexual. La mayoría de las personas sexualmente activas lo contraerán en algún momento. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay más de 100 tipos de virus del papiloma humano y la mayoría de ellos no causan problemas. Sin embargo, un pequeño porcentaje de las infecciones por determinados papilomavirus puede persistir y convertirse en cáncer.

Casi todos los casos de cáncer de cuello de útero son atribuibles a infecciones por virus del papiloma humano. La infección por algunos tipos de papilomavirus también es causa de parte de los cánceres anales, vulvares, vaginales, peneanos y orofaríngeos, detalla la OMS.

El virus del papiloma humano puede infectar la boca y la garganta y provocar cánceres de orofaringe (parte de la garganta ubicada justo detrás de la boca, base de la lengua y amígdalas). Se cree que este virus causa el 70 % de los cánceres orofaríngeos en los Estados Unidos.

El periodo de incubación del virus, tanto en la garganta como en otros tejidos, puede ser de 15, 20 o incluso 25 años.

Puede ocurrir que les interesa mucho conocer cuándo han contraído el virus, pero asegura que es imposible saberlo.

Atentos a alguno de los cinco signos

En el cáncer orofaríngeo, al igual que ocurre con el resto de tumores, el diagnóstico precoz es fundamental para mejorar las tasas de supervivencia.

Ante los siguientes cinco signos de alarma es preciso acudir a la consulta del especialista:

– Si existe una disfonía (alteración de la voz) de más de 15 días de evolución.

– Ante la presencia de molestias persistentes al tragar, con dolor irradiado al oído.

– Si se palpan bultos en el cuello que no desaparecen tras un periodo razonable de tiempo.

– Cuando se expulsa sangre por la boca.

– Cuando se detecta una herida en la cavidad oral que no cura en dos o tres semanas.

Para prevenir tanto el cáncer orofaríngeo como otros tumores de cabeza y cuello, se  recomienda llevar un estilo de vida saludable, evitar el tabaco y el alcohol, utilizar protección en las relaciones sexuales y vacunarse contra el virus del papiloma humano.

 EFE Salud / Tendencias en Medicina.