parálisis cerebral

Un exoesqueleto mejora la movilidad de niños con parálisis cerebral

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

El Hospital Niño Jesús de Madrid presenta un exoesqueleto pediátrico indicado para mejorar la movilidad de los niños con parálisis cerebral que, como una de las novedades, incorpora un casco que obedece al cerebro de estos pacientes cuando estos empiezan a caminar.

Se trata de una herramienta, el exoesqueleto CP-Walker 2.0, para entrenar la postura de estos pacientes, que muchas veces caminan demasiado hacia adelante porque no controlan el tronco, pero también para que manejen bien la coordinación de sus músculos.

La parálisis cerebral infantil es la enfermedad neuromuscular más frecuente y con esta herramienta podrían beneficiarse alrededor del 70 % de los pacientes.

Este nuevo robot, que mejora el modelo anterior, está diseñado para ser un elemento adicional para el tratamiento de estos niños, que previamente pasan por una cirugía y se incorpora en las terapias de rehabilitación. Cuenta con un motor en la cadera, otro en la rodilla, y ajustes para el control del tronco.

Es capaz de aplicar fuerza en cada una de las articulaciones y busca en un primer momento que los pacientes controlen sus piernas, dándoles un patrón de marcha para que entiendan cómo tienen que moverse. A medida que la terapia avanza se reduce la fuerza del robot y se “pide más ayuda” al paciente hasta pasar a una segunda etapa que persigue entrenar los músculos para poder replicar esos patrones aprendidos en la primera fase.

Este robot, además de mejoras, incorpora como novedad un casco de electroencefalopatía -una especie de gorro de piscina con electrodos- que mide los campos eléctricos generados por el cerebro del paciente cuando éste tiene alguna intención de movimiento. Es capaz de medir toda la corteza motora, que es la parte superior de la cabeza- la información relacionada con la intención de hacer movimiento. Cuando el niño imagina que quiere moverse, entonces el robot arranca.

Han sido muy pocos los pacientes que han probado el robot con el casco, por eso la intención es conseguir más pacientes, alrededor de 120, en un proyecto en el que participará también un hospital de Chicago (EE.UU.). De esta forma, se quiere conseguir generar una evidencia científica potente con el objetivo de mejorar la rehabilitación de estos pacientes.

 

EFE salud / Tendencias en Medicina.