Un estudio asocia llevar gafas con menor riesgo de contagio de Covid-19

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Llevar gafas puede tener sus ventajas en plena pandemia. Un reciente estudio realizado en el Hospital de Soizhou, en China, sugiere que las personas que utilizan lentes a diario tendrían menos probabilidades de contagio por Covid-19. 

La investigación, publicada en JAMA Ophthalmology, tomó como muestra 276 pacientes hospitalizados por coronavirus, de los cuales, menos del 6% presentaban miopía y utilizaban gafas de manera permanente o durante más de 8 horas al día. Los expertos compararon esta proporción con la registrada entre la población local de Hubei – 31,5%, a la hora de señalar una menor tasa de ingreso entre este tipo de pacientes, y por tanto, la posibilidad de que sean menos susceptibles al virus. 

A pesar de no ser concluyentes debido al reducido tamaño de la muestra, los resultados obtenidos sí que establecen una posible relación entre el hecho de portar gafas de forma regular y el riesgo de contraer la enfermedad.

Las gafas evitan el contacto con los ojos y la transmisión del Covid-19

Para reforzar aún más su hipótesis, este grupo de científicos señaló la utilidad de las lentes como elemento “protector” frente al coronavirus. Según estudios recientes, una persona puede llegar a tocarse los ojos involuntariamente hasta diez veces por hora. Llevar gafas evita este tipo de hábitos y por tanto impide la transmisión del virus de la mano a los ojos, considerados una “importante vía de entrada de la infección”. 

Diversos estudios han detectado abundancia de la enzima convertidora de angiotensina 2 del receptor del SARS-CoV-2 en la superficie ocular, a través del la cual el virus puede entrar en el cuerpo humano. También puede ser transportado hasta la mucosa nasal y nasofarígea mediante la irrigación continúa del conducto lagrimal, provocando una infección respiratoria. De hecho, según este estudio, entre el 1 y el 12% de pacientes con Covid-19 presentaron “manifestaciones oculares” tras detectarse el virus en las lágrimas o en los sacos conjuntivales. Varios oftalmólogos resultaron afectados durante el tratamiento. 

A la vista de estos hallazgos, los expertos ven necesario prestar especial atención a la zona ocular para prevenir posibles infecciones. Por ello, insisten en la importancia de lavarse las manos con determinada frecuencia y evitar el contacto con los ojos. 

Redacción Médica / Farmanuario.