tos

Tos y catarro: un problema del invierno

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Cuando se trata de síntomas de resfrío y gripe, los más habituales y molestos son la tos y el catarro. La tos nunca es divertida y en esta época del año suele presentarse con frecuencia debido a los cambios bruscos de temperatura y la exposición al frío.

La tos es un reflejo que produce el cuerpo para proteger el ingreso de cuerpos extraños o microorganismos a las vías respiratorias, ayudando a limpiarlas de los elementos irritantes de los pulmones (como el moco) y colaborando en la prevención de infecciones. Generalmente, la tos se produce cuando las terminaciones nerviosas de las vías respiratorias se irritan. Esto puede deberse más frecuentemente por una infección viral o bacteriana, aunque también puede ser secundario a alergia, asma, enfermedad pulmonar crónica, tabaquismo y reflujo gastroesofágico, entre otras causas. Cuando factores externos ingresan a las vías respiratorias, el cuerpo responde con una tos para limpiar las vías respiratorias y proteger los pulmones. La duración de la tos depende principalmente de qué la cause. La más aguda dura hasta 3 o 4 semanas y es la causada por el resfriado común o la infección de las vías respiratorias superiores. Si la misma se acompaña de fiebre u otros síntomas respiratorios se debe consultar al médico. Cuando permanece más allá de este tiempo se la denomina tos crónica y se debe consultar para buscar y tratar sus causas.

Tipos de tos

Tos seca

Es aquella que no produce flemas y resulta de la irritación de las vías respiratorias. Este tipo de tos es de las más molestas y puede ser de las que más tiempo dure. Si bien su eficacia es baja, puede tratarse con fármacos para la tos o antitusígenos. Dentro de estos últimos se distinguen dos grupos: opioides y no opioides. Los primeros son derivados del opio o morfínicos con menor potencia, y tienen un efecto directo en el centro nervioso de la tos. Los más frecuentemente utilizados son codeína, dextrometorfano, dextropropoxifeno y etilmorfina. Mientras que dentro de los no opioides se utilizan antialérgicos y otros fármacos de los cuales se desconoce con exactitud su mecanismo de acción.

Tos catarral

Es la que se asocia a la movilización de secreciones respiratorias, pudiendo ser productiva o no productiva si al toser se expectoran flemas. Esta tos por lo general habla de compromiso de los bronquios, habitualmente secundario a una infección bronquial.

¿Cómo tratar y prevenir la tos?

Lo primero es identificar cuál es el tipo de tos que se tiene. Si la tos es húmeda o productiva se pueden utilizar expectorantes que ayuden a fluidificar el moco, sabiendo que puede no ser lo suficientemente efectivo si no se trata la causa de la tos -que es por lo general infecciosa-. Afortunadamente en su amplia mayoría son virales y autolimitadas. Si la tos es seca, se pueden utilizar antitusígenos de venta libre.

Como medidas de prevención se aconseja lavarse bien las manos frecuentemente y utilizar pañuelos desechables, evitar los ambientes cargados, el humo de tabaco y los cambios bruscos de temperatura, y en particular protegerse del frío. Beber gran cantidad de líquidos ayuda a que las flemas sean más fluidas, así como realizar inhalaciones de vapor favorece la humedad de las vías respiratorias.

Hola Salud/ Farmanuario.