diabetes

¡Todo lo que necesitas saber sobre la Diabetes!

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia.

Es una enfermedad sumamente frecuente entre la población y predispone a complicaciones cardiovasculares, entre otras.

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Su principal función es el mantenimiento de los valores adecuados de glucosa en sangre. Permite que la glucosa entre en el organismo y sea transportada al interior de las células, en donde se transforma en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Además, ayuda a que las células almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria.

En las personas con diabetes hay un exceso de glucosa en sangre (hiperglucemia), ya que no se distribuye de la forma adecuada. La glucosa elevada puede ser perjudicial para todo el organismo, pero  rincipalmente para el corazón, el riñón y las arterias, por lo que las personas que tienen diabetes y no lo saben o no la tratan tienen más riesgo de problemas renales, infartos, pérdida de visión y amputaciones de miembros inferiores.

Existen dos tipos: la diabetes tipo 1 que se debe a que el páncreas no produce insulina, y la diabetes tipo 2 debida a que las células del cuerpo no la utilizan.

Síntomas

Entre los posibles síntomas de una elevación de la glucosa se encuentran los siguientes:

·        Mucha sed (polidipsia).

·        Sensación de mucha hambre (polifagia).

·        Necesidad de orinar continuamente, incluso de noche (poliuria).

·        Pérdida de peso, a pesar de comer mucho.

·        Cansancio.

·        Visión borrosa.

·        Hormigueo o entumecimiento de manos y pies.

·         Infecciones fúngicas en la piel recurrentes.

Prevención

En la actualidad no es posible prevenir la diabetes tipo 1, a pesar de los múltiples intentos que se han hecho.

La diabetes tipo 2, que es la más frecuente, sí se puede prevenir. Puesto que la causa más importante es la obesidad, todas las acciones que tengan que ver con la prevención de la obesidad -evitar el sedentarismo, la comida chatarra, las bebidas azucaradas, van a tener un resultado positivo. Un estilo de vida saludable reduce en un 80% las posibilidades de tener diabetes tipo 2.

Tratamientos

El tratamiento de la diabetes se basa en tres pilaresdietaejercicio físico y medicación. Tiene como objetivo mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de la normalidad para minimizar el riesgo de complicaciones asociadas a la enfermedad.

La insulina es el único tratamiento para la diabetes tipo 1. Hoy en

día solo puede administrarse inyectada, ya sea con plumas de insulina o con sistemas de infusión continua (bombas de insulina). Es preciso ajustar la administración de insulina a lo que la persona come, la actividad que realiza y sus cifras de glucosa, por lo que el paciente debe medirse la glucosa de forma frecuente, mediante el uso de glucómetros (pinchándose los dedos) o con sensores de glucosa intersticial, de forma más sencilla y menos dolorosa.

La diabetes tipo 2 tiene un abanico terapéutico más amplio. En este caso, a diferencia de los pacientes con diabetes tipo 1, no siempre va a ser precisa la administración insulina. Adoptando un estilo de vida saludable y perdiendo peso, los niveles de glucosa pueden normalizarse. Junto a ello, el uso de uno o más fármacos que ayuden a que la insulina funcione mejor van a ser la mejor opción de tratamiento.

Cuidate Plus / Farmanuario.