Síntomas prolongados y complicaciones del COVID-19

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Los síntomas agudos del COVID-19, como tos, fiebre y falta de aire, son ampliamente conocidos en la actualidad; pero lo que aún se desconoce es qué síntomas y complicaciones pueden perdurar hasta mucho después de la infección inicial por COVID-19.

Los primeros estudios revelan que el ataque de la enfermedad va más allá del sistema respiratorio, pues llega a varios órganos con coágulos sanguíneos e inflamación. 

Recientemente comenzó a surgir la idea de que existen “casos prolongados”, término usado para describir a quienes desarrollan complicaciones duraderas y continuas.

Existen varios informes respecto a gente que sufre prolongadamente de cansancio, dolor de cabeza, vértigo y, lo más interesante, dificultades con la cognición, pérdida del cabello, problemas cardíacos y menor resistencia cardiorrespiratoria.

Algunos de los posibles efectos prolongados pueden afectar incluso a pacientes asintomáticos o con casos leves del COVID-19. 

Cuando la fase más aguda se extiende durante uno o dos meses, se ha suscitado un problema realmente interesante de anomalías en la coagulación, las cuales han ocasionado oclusiones en arterias y venas, tanto grandes como pequeñas. De modo que este virus puede ser realmente nocivo en algunas personas.

Continúa en análisis si existen más consecuencias a largo plazo y es necesario estudiarlas con la misma intensidad con la que analizamos los síntomas agudos.

Mayo Clinic / Farmanuario.