Sífilis, cómo identificar sus fases y abordar sus síntomas

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que puede pasar desapercibida y permanecer latente en el cuerpo durante años.

Es producida por una bacteria llamada Treponema pallidum. Se adquiere a través de las relaciones sexuales con una persona infectada. Si no se trata en su fase inicial, se cronifica y cursa por fases de síntomas alternando con otras prolongadas asintomáticas.

En la primera fase lo más característico es la aparición de una lesión ulcerada no dolorosa en los genitales o la boca (denominada chancro), que desaparece por sí sola. En la segunda fase es típica una erupción de manchas rojas por todo el cuerpo, con afectación de las palmas de las manos y las plantas de los pies. Finalmente, tras muchos años sin ningún síntoma, se pueden producir complicaciones graves como demencia o aneurisma sifilítico de la aorta.

Epidemiología de la sífilis

En todo el mundo se producen 12 millones de nuevos casos al año, de los cuales tres millones se dan en Latinoamérica y Caribe y casi 4.000 en España. La mayoría de casos de sífilis se producen en personas entre los 15 y los 30 años, por ser más activos sexualmente, si bien el diagnóstico se puede realizar años o incluso décadas más tarde.

La sífilis es una enfermedad de notificación obligatoria, por lo que se realiza un registro y recuento nominal de todos los casos a través de los Servicios de Epidemiología y Salud Pública. En la mayoría de los países se incluye su despistaje en la analítica de rutina de las mujeres embarazadas para evitar la sífilis congénita que puede producir graves malfomaciones y problemas de desarrollo en el bebé. Con frecuencia se asocia a otras enfermedades de transmisión sexual.

Afortunadamente, la sífilis se previene con facilidad utilizando el preservativo en las relaciones sexuales de riesgo (todas menos con una pareja estable sana). En caso de contagiarse, el diagnóstico se realiza por la sospecha clínica realizando un análisis de sangre y se cura con penicilina, sin dejar secuelas salvo en las últimas fases, que actualmente son raras de ver.

Web Consultas / Farmanuario.