covid-19

Según un estudio, el COVID-19 apareció en Italia en noviembre de 2019

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Las pruebas retroactivas muestran que COVID-19 apareció en Italia aproximadamente tres meses antes de lo que se creía, hallazgo que puede explicar cómo la pandemia se extendió por todo el país con velocidad tan devastadora.

Un niño de 4 años en Milán tuvo tos el 21 de noviembre de 2019 y fue llevado a la sala de emergencias por problemas respiratorios agudos el 30 de noviembre, según nuevo estudio publicado en Emerging Infectious Diseases de Centers for Disease Control and Prevention de Estados Unidos. El 1 de diciembre desarrolló una erupción similar al sarampión, y el 5 de diciembre se tomó una muestra de hisopado orofaríngeo para el diagnóstico clínico de sospecha de sarampión.

Pero los médicos de la Italy’s Measles and Rubella Network (Red de sarampión y rubéola de Italia) más tarde notaron que algunos pacientes que se pensaba tenían sarampión terminaron dando negativo para esa enfermedad.

Los investigadores volvieron a examinar 39 hisopos de pacientes sospechosos de sarampión, incluido el del niño. Su hisopo dio positivo a coronavirus, reportó el estudio.

Eso aparentemente significa que el niño tenía COVID-19 aproximadamente tres meses antes de los primeros casos confirmados de COVID-19 en Italia, que se identificaron el 21 de febrero de 2020 en Codogno, en la región de Lombardía, según el estudio.

La existencia del virus en el norte de Italia tres meses antes de que se supiera en el mundo “ayudaría a explicar, al menos en parte, el impacto devastador y el rápido curso de la primera ola de COVID-19 en Lombardía”, escribieron los investigadores.

Italia fue la primera nación europea devastada por COVID-19. Desde el comienzo de la pandemia Italia ha informado de casi 1,8 millones de casos confirmados y más de 62.000 fallecimientos relacionados con COVID-19. El recuento de muertes es el sexto más alto del mundo.

“Estos hallazgos, de acuerdo con otra evidencia de la propagación temprana de COVID-19 en Europa, adelantan el comienzo del brote hasta fines del otoño de 2019”, escribieron los investigadores.

“Sin embargo, las cepas anteriores también podrían haberse importado ocasionalmente a Italia y otros países de Europa durante dicho periodo, manifestándose con casos esporádicos o pequeños grupos autolimitados. Estas importaciones podrían haber sido diferentes de la cepa que se generalizó en Italia durante los primeros meses de 2020”.

El estudio no explicó cómo el niño, que no había viajado fuera de la región, contrajo coronavirus. La evidencia científica hasta ahora muestra que el coronavirus se desarrolló en Wuhan, China, y se extendió a otras naciones.

Los investigadores dijeron que los estudios adicionales de muestras archivadas serán cruciales para determinar “exactamente la línea de tiempo de la epidemia de COVID-19 en Italia y serán útiles para la preparación contra futuras epidemias”.

Medscape / Farmanuario.