¿Se puede controlar el síndrome del colon irritable sin medicamentos?

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

El síndrome del colon irritable es una afección crónica, cuyos síntomas tienden a aparecer y desaparecer con el tiempo. No existe cura, pero generalmente la alimentación, el estilo de vida y el control del estrés pueden aliviar los síntomas.

Afecta al intestino grueso y, a veces, también al intestino delgado. En el síndrome del colon irritable, las contracciones de estos órganos pueden ser más fuertes o más notorias de lo normal. Por ello, la persona puede sentir calambres abdominales, gases y distensión abdominal. También se relaciona con irregularidad intestinal, como diarrea y estreñimiento.

En las personas diagnosticadas con síndrome del colon irritable, es importante tener presente que algunos síntomas pueden señalar otro problema escondido. Los siguientes, en particular, requieren atención médica de inmediato: sangre en las heces, pérdida de peso inexplicable o rápida, dolor abdominal incesante o severo, vómitos inexplicables, mucho dolor o dificultad para tragar y una masa o bulto en el abdomen.

De manera general, comer alimentos con alto contenido de fibra y beber mucha cantidad de líquido es provechoso para muchas personas con síndrome del colon irritable. Hay que evitar los alimentos y las bebidas que contribuyen a la producción de gases y a la distensión abdominal, tales como las bebidas carbonatadas y alcohólicas, la cafeína, la fruta cruda y algunas verduras como la col, el brócoli y la coliflor. Reducir o eliminar el gluten, por su parte, pueden aliviar la diarrea relacionada con el síndrome del colon irritable.

Los estudios muestran que ciertos carbohidratos fermentables, conocidos como oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles (FODMAP, por sus siglas en inglés), pueden llevar a que las personas con síndrome del colon irritable sientan dolor en el abdomen, distensión abdominal y gases. Estos carbohidratos se encuentran en ciertas frutas y verduras, en el trigo, en el centeno, en las leguminosas, en los alimentos con lactosa, como la leche, el queso y el yogur, así como en los edulcorantes artificiales.

Alimentarse con muy poca cantidad de estos compuestos puede aliviar los síntomas del síndrome del colon irritable, pero debido a que varios alimentos los contienen, para muchos pacientes puede resultar difícil elaborar por sí solos un plan alimentario. Por lo tanto, valdría la pena buscar un especialista en dietética que conozca sobre el síndrome del colon irritable.

El estrés también puede afectar al síndrome del colon irritable, pues existe una relación entre períodos de mucho estrés y más síntomas de la afección. Aplicar técnicas para reducción del estrés y participar en aquellas actividades destinadas a aliviarlo, como el yoga y la meditación, puede disminuir esos períodos de recrudecimiento relacionados con el estrés.

Además, a las personas que sufren esta afección se les recomienda hacer ejercicio con regularidad, porque la actividad física diaria alivia el estrés, estimula las contracciones normales del intestino y promueve el bienestar en general.

 

Clinica Mayo / Farmanuario.