Revolución tecnológica: la salud en la nube

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Debido al coronavirus la transformación en el uso de datos en la nube sobre pacientes con COVID-19 ha significado un cambio tan impactante como lo ha sido el teletrabajo.

En la actualidad, se reconoce cada vez más el potencial de las tecnologías en la nube, que proporcionan almacenamiento de datos y recursos informáticos administrados por proveedores de servicios externos, para ayudar a mejorar la seguridad, la calidad y la eficiencia de la atención médica.

El convincente propósito compartido y las necesidades de información en el contexto de la pandemia de COVID-19 han proporcionado un poderoso incentivo para adoptar y beneficiarse de la rápida ampliación de las soluciones basadas en la nube. Ahora que los implementadores han establecido este impulso, es importante tener en cuenta los compromisos y riesgos asociados con estas soluciones y su implementación con rapidez.

El intercambio de datos entre organizaciones en la atención médica es difícil, particularmente cuando los datos se almacenan en servidores locales, ya que estos pueden convertirse en silos de datos. COVID-19 ha introducido necesidades informativas comunes y urgentes en torno a la incidencia, los pacientes de alto riesgo y la actividad de prueba. Los entornos de atención médica ahora utilizan cada vez más tecnologías en la nube para compartir información relacionada con COVID-19 y proporcionar inteligencia a través de análisis de datos integrados en tiempo real de varias fuentes en todas las organizaciones.

En un documento de reciente publicación, especialistas del Usher Institute de la Universidad de Edimburgo relevan una descripción de cómo los entornos de atención médica han utilizado las tecnologías en la nube para permitir la implementación rápida de aplicaciones en organizaciones individuales y la integración de análisis de datos en todas las organizaciones durante la pandemia de COVID-19. También enumeran las posibles consecuencias no deseadas que surgen de la escala y la velocidad con la que se han implementado las tecnologías en la nube. Estos incluyen consideraciones de privacidad y gobernanza de datos, bloqueo de estructuras de datos, silos de datos e implicaciones no deseadas para las prácticas laborales y el funcionamiento organizacional.

Las implementaciones tan rápidas, aunque abordan desafíos inmediatos, podrían tener consecuencias no deseadas para las prácticas laborales de los profesionales de la salud existentes y la seguridad del paciente, particularmente cuando se implementan nuevas funcionalidades en múltiples contextos a gran escala. Por el contrario, las soluciones locales permiten realizar pruebas piloto y adaptarse a los requisitos contextuales, ya que permiten un mayor grado de control organizacional. Esto es importante, ya que el trabajo existente con registros de salud electrónicos locales ha identificado la necesidad de adaptarse a los desafíos rápidamente cambiantes asociados con COVID-19.

Las organizaciones de atención médica deben considerar priorizar las soluciones en la nube de bajo riesgo que consisten en complementos a la funcionalidad existente (por ejemplo, una aplicación o un módulo en una plataforma existente basada en la nube para permitir un acceso compartido rápido), ya que es más probable que permitan mejor integración con las prácticas existentes que las aplicaciones complejas que conectan departamentos y organizaciones.

La implementación a menudo acelerada de las aplicaciones en la nube para COVID-19 también podría haber comprometido una negociación adecuada en torno a la armonización de las estructuras de datos y la gobernanza desde el principio, lo que llevó a posibles problemas relacionados con la integración de datos.

Existen claros beneficios de las tecnologías basadas en la nube en comparación con las soluciones locales, particularmente en términos de implementación ágil y ampliación de servicios donde la demanda es desconocida (como con COVID-19) e integración de datos entre organizaciones. Sin embargo, queda por ver si estos beneficios se mantienen.

Infobae / Farmanuario.