¿Qué hay que saber sobre la conjuntivitis en los niños?

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Un caso de conjuntivitis, también conocida como ojos irritados, solía requerir una visita al médico, tomar antibióticos y retener al niño en casa sin enviarlo a la escuela; pero ese ya no es el caso. La conjuntivitis, en realidad, es una inflamación de la conjuntiva,

que es aquella capa fina de tejido que recubre la parte blanca del ojo y la cara posterior (detrás) del párpado.

Eso puede llevar a que los vasos sanguíneos se inflamen, lo cual suele derivar en enrojecimiento. La causa es viral en la mayoría de los casos. El virus que produce la conjuntivitis, básicamente, es el mismo que causa la gripe común. Entre los síntomas comunes están enrojecimiento en uno o ambos ojos, comezón o sensación arenosa en los ojos y lagrimeo. 

El tratamiento de la conjuntivitis ya no incluye antibióticos. Como es sabido, los virus no responden a los antibióticos. Empiece con cuidados paliativos: aplique compresas frías en los ojos y considere usar lágrimas artificiales; es decir, no es necesario que el niño falte a la escuela.

La propagación del virus puede evitarse con buena higiene de las manos.  Láveselas a menudo, no vuelva a usar las toallitas de cara y cambie las fundas de las almohadas con frecuencia.

Consulte al médico si tiene alguna duda, si los síntomas no mejoran después de tres días o si el niño tiene dolor en el ojo o cambios en la vista.

Mayo Clinic / Tendencias en Medicina.