correr

¿Qué hacer ante golpes y torceduras?

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Los traumatismos y los esguinces, conocidos más coloquialmente como golpes y torceduras, son lesiones agudas de las partes blandas muy frecuentes, siendo afectados más comúnmente los músculos, tendones y ligamentos.

A menudo se producen durante prácticas deportivas, pero a veces las actividades simples de la vida cotidiana pueden causar lesiones que requieran bastante tiempo para su recuperación.

Los traumatismos se producen como consecuencia de golpes, caídas o cualquier impacto que no ocasiona heridas abiertas, pudiendo ser leves o provocar lesiones más importantes. Se producen con más frecuencia en niños y adultos mayores, quienes además son más frágiles, por lo que se debe evaluar la severidad del golpe y la eventual necesidad de atención médica. En el caso de golpes leves, se recomienda la aplicación de frío local mediante hielo (nunca directamente sino envuelto), gel en almohadillas o agua fría, por períodos cortos y durante las primeras 24 horas, con el fin de evitar que aumente la inflamación y lograr así un efecto analgésico. La aplicación de calor en las primeras horas no es lo más adecuado, dado que si bien puede calmar momentáneamente el dolor, produce una dilatación de los vasos sanguíneos que hará que aumente la inflamación y el dolor. Luego de 24 a 48 horas, sí se recomienda el uso de calor que aumentará la circulación sanguínea favoreciendo una recuperación más rápida. Como tratamiento del dolor, se sugiere la inmovilización del miembro afectado, el reposo y el uso de antiinflamatorios y analgésicos comunes de venta libre. Si el sector afectado es una extremidad, se deberá mantener en alto y en reposo, pues esto contribuye a disminuir la inflamación y calmar el dolor. En caso que el dolor persista o se requieran analgésicos más potentes, consulte a su médico.

Cuando el golpe es en la cabeza, y considerando este no produce ninguna consecuencia, sólo es necesaria la observación. Si se produce pérdida de conocimiento, agitación o cambios de carácter, vómitos, dificultad para mover algún miembro, habla incoherente, sangrado por nariz, boca u oídos o convulsiones, se debe consultar inmediatamente. Del mismo modo, en caso de que la contusión sea a nivel del ojo, no alarmarse y aplicar las mismas medidas. En cambio, si el traumatismo fue directo en el globo ocular, se debe consultar a la brevedad.

Otro tipo de lesiones muy frecuentes son los esguinces y las torceduras. El término esguince define la lesión de un ligamento, mientras que la torcedura hace referencia a la lesión de un músculo o tendón. Todas ellas se producen por estiramiento más allá del límite normal para cualquiera de las estructuras afectadas y pueden llegar a derivar en un desgarro parcial o total. Este tipo de lesiones están provocadas, en general, por una torsión brusca, sobreesfuerzo, posiciones repetitivas o mantenidas, o un golpe o caída que implican la pérdida de la posición normal de una articulación, con el resultado de un estiramiento excesivo o una rotura del ligamento que estabiliza dicha articulación. Los esguinces y las torceduras suelen afectar articulaciones como el tobillo, la rodilla y la muñeca, aunque pueden producirse en cualquier otra articulación del cuerpo. Se presentan con dolor, hinchazón, hematomas y pérdida de la función, cuya intensidad depende de la severidad de la lesión.

El tratamiento sigue los lineamientos mencionados previamente para los golpes e incluye inmovilización, reposo, elevación del miembro afectado y aplicación de frío local. Como medidas analgésicas, se recomienda la compresión de la zona (que puede ser con vendas de compresión elástica destinadas para tal fin), el uso de antiinflamatorios y analgésicos, y a veces ejercicios de terapia física y rehabilitación con el objetivo de restablecer la movilidad. La recuperación puede demorar de días a meses, dependiendo del grado de afectación y pérdida de función que genere la lesión. En caso no se pueda soportar o levantar peso con el miembro afectado, la articulación se sienta inestable o entumecida, o su movimiento sea limitado, debe consultarse al médico a la brevedad, ya que puede significar que el ligamento esté completamente desgarrado.

Hola Salud / Farmanuario.