piel reseca

Piel reseca ¡Consejos útiles para el invierno!

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

La piel deshidratada nos puede afectar a todos sin discriminar sexo, edad o profesión, especialmente durante la época de frío cuando las bajas temperaturas alteran la barrera cutánea. Aquí te contamos acerca de los daños que causa el invierno a nuestra piel y te compartimos algunos consejos para cuidarla.

La piel necesita formar una capa emulsionable superficial para mantener su funcionalidad intacta y protegerse de una excesiva eliminación de agua, por eso, es tan importante llevar una buena humectación que ayude a reponer sus aceites naturales. Las cremas humectantes actúan sobre el agua y la grasa de la piel recomponiendo su barrera, mientras que los hidratantes proporcionan el agua que necesita, pasiva o activamente. Por ejemplo, las cremas con hialurónico impiden que se evapore el agua por vía transepidérmica y así mejoran la calidad del cutis.

El tipo de hidratación o humectación que se necesite dependeráde especialmente el tipo de piel que tenemos: si es normal con tendencia a secarse, la emulsión superficial debe tener más agua que aceite en su composición; si la tendencia es a tener una piel grasa, la emulsión deberá tener más agua y menos grasas en su composición; y si es seca con tendencia a deshidratarse, la emulsión superficial debe tenermás aceite que agua. De esta barrera cutánea es que dependerá el bienestar general de nuestra piel. Sin embargo, cuando durante el invierno desciende la temperatura y permanecemos más tiempo en ambientes interiores con calefacción, la piel se seca con mayor facilidad y tiende a deshidratarse mucho más rápidamente. Es en estos períodos del año que la intensificación de la hidratación se vuelve primordial.

Cómo darnos cuenta que el frío nos está dañando

La aparición de sequedad, deshidratación, tirantez, aspereza, aumento de las líneas de expresión, enrojecimiento y picazón son elementos característicos de deshidratación. Esta afectará a todas las personas, en términos generales, pero ciertas características hacen a algunas personas más vulnerables como la edad, el sexo, la historia previa de enfermedades vasculares, el hipo o hipertiroidismo, la psoriasis, el acné, las alergias y el uso de ciertos medicamentos.En los niños, la falta de madurez los hace más propensos a la sequedad, enrojecimiento, aspereza de mejillas e irritación en la comisura de los labios; mientras que en los adultos mayores, el envejecimiento hace que aparezcan y se marquen de forma profunda las comisuras y líneas de la cara pudiendo formar fisuras. En las personas que padecen enfermedades como psoriasis, ictiosis, dermatitis, rosácea y alergia, los cambios en la piel pueden agravar las enfermedades.

Consejos prácticos: ¿cómo cuidar la hidratación de la piel?

  • Beber 2 litros de agua por día, particularmente, luego de realizar deporte.
  • Llevar una dieta balanceada rica en vitaminas antioxidantes del grupo A, B, C y E.
  • Disminuir el consumo de alcohol y tabaco porque favorece el enrojecimiento y la deshidratación.
  • Usar protectores labiales.
  • Usar guantes para protección de frío y pérdida de humedad.
  • Vestir en capas para evitar la sudoración.
  • Usar telas de algodón en contacto con la piel.

Para cuidar la humectación, se sugiere evitar los cambios bruscos de temperatura y humectar la piel a demanda, evitando que se seque, formen fisuras o presente picazón. Tras el baño, secar el cuerpo suavemente para quitar el exceso de agua pero manteniendo la humedad.

La importancia de los cosméticos

Previo a la aplicación de humectantes, se debe limpiar la piel adecuadamente con gel, loción, emulsión o crema según cada tipo, así como tonificar con lociones descongestivas o aguas termales. Este tratamiento se recomienda iniciarlo a fines de otoño, cuando las temperaturas comienzan a ser más bajas, aplicando humectantes previo a cualquier salida al exterior y usando cremas cosméticas que ayuden a conservar la humedad de la piel.

Es en estos períodos del año que la intensificación de la hidratación se vuelve primordial.

Para cuidar la humectación, se sugiere evitar los cambios bruscos de temperatura y humectar la piel a demanda, evitando que se seque, formen fisuras o presente picazón.

 

Hola Salud / Farmanuario.