coronavirus

Oxímetro y coronavirus: todo lo que necesitas saber

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

La dificultad para respirar es uno de los síntomas asociados con el nuevo coronavirus. Aunque la mayoría de las veces es un signo fácil de detectar por el paciente, no siempre es así, 

ya que hay casos en los que esta falta de aire o disnea, no es percibida por el afectado, dando lugar a una hipoxia o falta de aire silenciosa. 

La detección de ambas circunstancias han hecho que en los últimos meses se disparen las ventas de los llamados oxímetros o pulsoxímetros domésticos, aparatos que sirven para medir la saturación de oxígeno en sangre, pero ¿son realmente eficaces? ¿los expertos los recomiendan? 

Aunque parece un aparato de reciente creación, la realidad es que no es así. De hecho, el oxímetro fue ideado en la II Guerra Mundial para que los pilotos pudieran subir a mayor altura sin peligro. En la actualidad, se utilizan para medir los niveles de saturación de oxígeno en sangre, es decir,  una forma indirecta de saber el oxígeno real que hay en la sangre. 

Uso y limitaciones

Existen muchos oxímetros o pulsoxímetros en el mercado pero todos tienen el mismo mecanismo, miden la saturación es a través de la luz polarizada. Se pone en el dedo, que es una de las partes del cuerpo, junto con el lóbulo de la oreja, donde existe más microcirculación. De esta forma, al pasar la luz polarizada por el dedo se pueden medir los glóbulos rojos que van circulando por el organismo e interpretar cuánta hemoglobina está circulando por él y calcular, así, la saturación de oxígeno en la sangre del paciente.

Pero, como todo, los oxímetros también tienen sus limitaciones y pueden dar lugar a error. Así, por ejemplo, es importante saber que llevar las uñas pintadas puede falsear la medición así como tener alguna condición física por la que la circulación no funcione bien, ya que el hecho de tener problemas de circulación en sangre hace que baje la saturación de por sí y dar falsos niveles.

Esta es una situación muy habitual y que ocurre mucho, sobre todo en gente mayor. Muchos de ellos, apunta, tienen este tipo de aparatos en casa y acuden a urgencias pensando que tienen falta de oxígeno en sangre cuando no es así.   

Lo mismo ocurre con la fiebre, a veces el hecho de tener una subida de fiebre puede hacer que baje la saturación de oxígeno y dar valores inferiores a los óptimos. Esto, que es algo normal, se produce porque aumenta la velocidad del flujo sanguíneo con la fiebre.

Niveles óptimos y cuándo acudir a urgencias

Si los valores normales de oxígeno en sangre rondan el 95 al 100 por ciento, los de saturación de oxígeno rondarán el 90 a 100. Estar por debajo de estos niveles, sería un signo claro de bajada de oxígeno en sangre y, por tanto, de alerta. Los valores de 94 o por debajo deberían acudir a urgencias.

En casos así, nos tendríamos que poner en contacto con nuestro médico para descartar posibles problemas graves de salud, dado que la baja saturación de oxígeno en sangre suele responder a una patología pulmonar o, incluso, cardíaca

Ahora bien, con toda esta información, ¿sería recomendable tener en casa un oxímetro? No debería recomendarse, ya que el oxímetro no es como un termómetro y su uso en personas sanas no tiene sentido. Por lo general, las personas sanas no tendrían que medirse la saturación porque, en principio, no tendrían ninguna enfermedad que les hiciera pensar que tienen el oxígeno bajo. 

En el caso puntual de una neumonía, como la causada por la Covid-19, sí sería muy recomendable porque indica cuándo ha bajado la saturación y cuándo hay que acudir a urgencias. 

También son muy recomendable para la monitorización de pacientes crónicos, tanto en pacientes con oxígeno domiciliario como en aquellos que tienen patología respiratoria previa. Su uso por estos pacientes “ayudaría a detectar síntomas de alarma”.

Cuidate Plus / Farmanuario.