¿Qué ocurre con el virus H3N2?

 

La gripe causada por el virus H3N2 está causando estragos este año y, según los expertos, podría llegar a superar los peores brotes de influenza de los últimos tiempos.

Países que viven actualmente su temporada de clima frio como Francia o Reino Unido vivieron un drástico aumento de casos de contagio en las últimas semanas, después de que Australia registrara en su invierno cifras récord de hospitalizaciones y muertes por gripe estacional.

En Estados Unidos, el número de personas que acudió a hospitales para buscar atención médica contra la enfermedad esta temporada es ya el más alto desde la epidemia de gripe porcina de 2009.

Tal como indicaron las autoridades sanitarias federales, la influenza causada por el virus H3N2 (también conocida como “gripe australiana”) ya ha causado la muerte de más niños de lo que suele ser habitual en esta época del año.

¿Cómo protegerse?

Entre las recomendaciones de los expertos para protegerse de la enfermedad están las siguientes:

Vacunarse contra la gripe. Aunque la vacuna de este año no ha sido perfecta, sigue siendo la mejor forma de protegerse contra la infección. La temporada de gripe en Estados Unidos no terminará hasta mayo, y hasta entonces continuará el riesgo de contagio.

Buscar asistencia médica. La gente que desarrolla síntomas de gripe debe ver a su médico de inmediato. Los medicamentos antivirales pueden reducir los síntomas pero son más efectivos si se toman en las primeras 48 horas de la enfermedad.

No propagar el contagio. Si te enfermas de gripe, toma medidas para evitar propagar la infección. Los enfermos deben cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar. Hay que lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos, nariz o boca con las manos sucias. Y hay que permanecer en casa al menos una semana para evitar propagar el contagio.

Los síntomas

Los síntomas pueden aparecer súbitamente y pueden incluir:

  • Fiebre (temperatura superior a los 38º C)
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Diarrea y náusea

 

Fuente: BBC Mundo