matcha

Nutrición: diferentes formas de disfrutar del té matcha

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

El té matcha desata pasiones en algunas personas, pero también hay quien piensa que no es para tanto. Existe una forma clásica de tomarlo, preparándolo al modo de la ceremonia del té japonesa, de la que existen distintas variantes, como el matcha con leche o matcha latte.

Además, se utiliza en recetas de repostería y hasta en platos salados.

Disfrutar de esta bebida o incorporar el polvo verde del que procede a infinidad de recetas es una opción saludable, siempre que se tengan en cuenta ciertas precauciones. Para empezar, debido a la cafeína que contiene, se aconseja a las embarazadas o en periodo de lactancia moderar su consumo.

En el lado positivo de la balanza, al consumirse la hoja completa triturada, aumenta la cantidad de compuestos antioxidantes que se ingieren. De hecho, el matcha es un té muy apreciado por su poder antioxidante, pero conviene aclarar que sus supuestos beneficios frente a diversas enfermedades no han sido probados científicamente.

Las personas con anemia, con úlcera o que están tomando ciertos medicamentos también deberían reducir o, incluso, evitar su consumo. Médicos y farmacéuticos son los que mejor pueden informar sobre interacciones concretas de fármacos.

Salvadas las anteriores consideraciones, el té matcha es apto para todo tipo de público adulto. 

Cómo se prepara de forma tradicional

Para preparar matcha según el estilo más tradicional se emplea un bol o cuenco al que se añade una pequeña cantidad (una o dos cucharadas) de té en polvo. Para ello se utiliza la cuchara tradicional de bambú llamada chashaku. Luego se añade una pequeña cantidad de agua caliente que no esté hirviendo -no debe superar los 80º centígrados- y se mezcla hasta que tenga una consistencia uniforme con el mezclador de bambú denominado chasen, (se puede sustituir por un batidor manual de silicona). Se considera que está preparado cuando no queda ningún grumo en el líquido ni restos de té en el bol.

Tradicionalmente se sirve con un pequeño dulce consumido antes de beber y sin añadir ni leche ni azúcar. Una manera fácil de introducirlo en casa y disfrutarlo es servirlo endulzado, con hielo y/o con leche.

Otros usos del té matcha

Además de en infusión, este té también se emplea como ingrediente de pasteles, cócteles y yogures, entre otras preparaciones.

Añadir té matcha puede dar un gusto especial a los bizcochos y/ o galletas, muffins y darle una atractivo color verde. Al igual que en helado, panqueques o así también preparaciones saladas como “hummus de matcha”.

Muffins con matcha

Cuidate Plus / Farmanuario.