Niños obesos: ¿probabilidades de ser adolescentes y adultos obesos?

 

Entre los adolescentes obesos, el aumento de peso más rápido había ocurrido entre los 2 y los 6 años y la mayoría de los niños que eran obesos a esa edad lo siguieron siendo también en la adolescencia. Además, la tasa de sobrepeso u obesidad en la adolescencia fue mayor entre los niños que habían tenido mayor peso para la edad gestacional al nacer (43.7%).

La prevalencia general de la obesidad infantil sigue siendo muy alta y al mismo tiempo aumenta la prevalencia de niveles muy elevados de índice de masa corporal (IMC) para la edad en niños. La mayoría de los adolescentes que son obesos lo siguen siendo en la edad adulta.

Para evaluar la edad al inicio de la obesidad, un estudio publicado en The New England Journal of Medicine, analizó estudios prospectivos y retrospectivos del curso del IMC a lo largo del tiempo en una muestra poblacional de 51.505 niños, de los cuales se disponían de datos antropométricos secuenciales que se habían registrado durante su infancia (0 a 14 años) y su adolescencia (15 a 18 años de edad). Además, se evaluó la dinámica de los incrementos anuales de IMC, definidos como el cambio en la puntuación de desviación estándar de IMC por año, durante la infancia en 34.196 niños.

En los análisis retrospectivos, se encontró que la mayoría de los adolescentes con peso normal habían sido así durante toda la infancia. Aproximadamente la mitad (53%) de los adolescentes obesos habían tenido sobrepeso u obesidad a partir de los 5 años y la puntuación de desviación estándar del IMC aumentó aún más con la edad.

En los análisis prospectivos, se encontró que casi el 90% de los niños que eran obesos a los 3 años tenían sobrepeso o eran obesos en la adolescencia. Entre los adolescentes obesos, la mayor aceleración en los incrementos anuales de IMC se produjo entre los 2 y los 6 años de edad, con un aumento adicional en el percentil del IMC a partir de entonces.

La alta aceleración en los incrementos anuales de IMC durante los años preescolares (pero no durante los años escolares) se asoció con un riesgo de sobrepeso u obesidad en la adolescencia que fue 1.4 veces mayor que el riesgo entre los niños que tenían un IMC estable. La tasa de sobrepeso u obesidad en la adolescencia fue mayor entre los niños que habían sido grandes para la edad gestacional al nacer (43.7%) que entre los que tenían un peso adecuado para la edad gestacional (28.4%) o pequeños para la edad gestacional (27.2%), que correspondía a un riesgo de obesidad adolescente que era 1.55 veces más alto entre los que habían sido grandes para la edad gestacional que entre los otros grupos.

La conclusión del trabajo fue que entre los adolescentes obesos, el aumento de peso más rápido había ocurrido entre los 2 y 6 años y también que la mayoría de los niños que eran obesos a esa edad lo fueron también en la adolescencia.

 

RIMA