paciente

Medicina personalizada de precisión: Avances, frenos y adaptación

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

La medicina personalizada de precisión, que trata de forma individualizada al paciente para conseguir el mejor resultado, no tiene marcha atrás. En oncología ya existen resultados, antes impensables, con terapias diana e inmunoterapia, mientras que la edición genética todavía tiene que dar el paso para llegar a los pacientes.

Unas ideas que han quedado plasmadas en el seminario “Medicina Personalizada de Precisión para profesionales de la comunicación” organizado en Madrid por la Fundación Instituto Roche con el fin de fomentar la labor de los medios de comunicación en la transmisión rigurosa de esos avances científicos.

A la técnica para conocer la mutación del gen o genes que provocan la enfermedad y repararlos se la denomina CRISPR. Todavía no hay ninguna persona tratada con CRISPR, que continúa aún en investigación. Durante el seminario se difundió que ya es posible cortar el gen mutado, pero lo que se desconoce todavía es pegar los fragmentos en la cadena de secuenciación genómica.

Es posible, que las enfermedades raras, la gran mayoría de ellas sin cura y sin tratamientos específicos, serán en un futuro las grandes beneficiadas de la terapia génica y por tanto de la medicina personalizada de precisión.

Oncología de precisión

La oncología vive un momento de transición al pasar, en determinados tumores, de los tratamientos clásicos (cirugía, quimioterapia y radioterapia) a la oncología de precisión (terapias diana e inmunoterapia) que ha sido especialmente fructífera en los cánceres de mama, melanoma, leucemia mieloide crónica o pulmón.

Se conocen alteraciones moleculares y vías de señalizan contra los que dirigir los tratamientos, pero todavía hay mucho más que conocer.

En tumores de mal pronóstico se están produciendo ahora respuestas completas tras los tratamientos de última generación. Pero se debe seguir estudiando cómo mantener esa respuesta y los efectos a largo plazo de estos tratamientos aún son poco conocidos.

 

EFE Salud /  Farmanuario.