¿Qué son los ejercicios de Kegel?

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Los ejercicios de Kegel, que deben su nombre al ginecólogo Arnold Kegel, son un método muy conocido para entrenar la musculatura del suelo pélvico y prevenir así afecciones como la incontinencia urinaria. También mejoran las relaciones sexuales y facilitan el parto vaginal.

 ¿Cómo se practican los ejercicios de Kegel?

Pueden ser realizados prácticamente en cualquier sitio, aunque lo ideal es estar bien concentrado. Lo que sí, se debe evitar realizarlos mientras se camina, ya que podrían provocar una tensión excesiva.

Para comenzar es más fácil hacerlo en posición acostada, pero también es útil hacerlos en posición sentada, con una toalla o similar enrollada y colocada entre las piernas. Las pelotas de pilates también resultan útiles.

Una vez elegida la postura se debe contraer y relajar la musculatura del suelo pélvico, pero sin aguantar la respiración: si se consigue mantener el ritmo respiratorio habitual mientras se realizan los ejercicios de Kegel, se está entrenando el suelo pélvico para que se pueda activar en momentos de presión como una tos fuerte, un ataque de risa o un estornudo, de forma que se evitan las pérdidas de orina.

Para localizar la musculatura pélvica puede ayudar el simular que se retiene la orina para después intentar expulsarla. Sin embargo, el momento de orinar no es el más adecuado para practicar los ejercicios de Kegel, ya que los reflejos por los que se regula el sistema miccional se ven perjudicados al hacerlo.

Tipos de ejercicios de Kegel

Se pueden poner en práctica diversas series. Por ejemplo contracciones y relajaciones sucesivas y rápidas durante cinco minutos. Después, hacer otra serie que consista en contraer, aguantar la contracción durante cinco segundos y después relajar. Es importante descansar entre los ejercicios.

¿Quién debe hacer los ejercicios de Kegel?

Existen momentos puntuales en la vida de una mujer en los que los ejercicios de Kegel son obligatorios: el embarazo, el parto y la menopausia. Sin embargo, ejercitar y mantener un buen tono de suelo pélvico es recomendable para todos, también para los hombres, ya que previene problemas de incontinencia, prolapsos y afecciones relacionadas con la próstata.

 

Muy Interesante / Farmanuario.