Magnesio

Los beneficios del magnesio para la nutrición humana

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Este mineral es necesario para más de 300 reacciones bioquímicas en el cuerpo. Entre sus múltiples funciones ayuda a mantener el funcionamiento normal de músculos y nervios, brinda soporte a un sistema inmunitario saludable, mantiene constantes los latidos del corazón y colabora a que los huesos permanezcan fuertes.

El magnesio está presente en muchos alimentos como vegetales de hoja verde oscura, frutas, nueces, salvado, legumbres, semillas, cereales y lácteos. Sin embargo, ciertas patologías o una alimentación deficiente pueden provocar un déficit de este mineral. Se recomienda una ingesta diaria de 420 mg de magnesio en hombres y 320 mg en mujeres; mientras que en embarazadas esa cifra aumenta de 350 a 400 mg. Si por alguna razón nuestro organismo no recibe las cantidades adecuadas pueden presentarse algunos de los siguientes síntomas: pérdida del apetito, náuseas, vómitos, fatiga, entumecimiento, hormigueo, calambres musculares, convulsiones y cambios de personalidad en casos extremos. A su vez, si esta insuficiencia perdura en el tiempo pueden desarrollarse otras patologías, como enfermedades coronarias, infarto cerebral y osteoporosis. Por todo ello, muchas personas optan por tomar complementos dietéticos de magnesio, entre los cuales se destaca el cloruro de magnesio, una sal de este mineral que incluye cloro y cuya tasa de absorción es mayor que otros complementos como el carbonato o el citrato. Los efectos secundarios por una alta ingesta de magnesio son poco habituales, ya que el organismo elimina las cantidades en exceso. Sin embargo, dicha eventualidad puede presentarse ante la toma de ciertos laxantes y demasiadas suplementaciones.

Los beneficios del magnesio son múltiples a nivel de salud y belleza. Además de los mencionados anteriormente, este mineral ayuda a ajustar los niveles de glucosa en sangre, por lo que una dieta rica en magnesio puede llegar a disminuir el riesgo de padecer diabetes hasta en un 47 %. Investigaciones sugieren que el magnesio contribuye a más de cien beneficios en la salud como fibromialgia, migrañas, insomnio, depresión, síndrome premenstrual y estreñimiento. También colabora en la producción de energía y proteína, en la fortificación de los huesos y es un potente desintoxicador del organismo, ya que cuenta con el poder para eliminar metales pesados y toxinas ambientales. De él depende desde la salud coronaria hasta el equilibrio del estado de ánimo; incluso nuestra estética. Es sabido que una cantidad adecuada de magnesio ayuda a reducir las bolsas en los ojos, las ojeras y hasta consigue que eliminemos tejido graso de zonas que resultan habitualmente difíciles, como el abdomen. Las investigaciones sobre el papel del magnesio en la prevención y el manejo de trastornos como la presión arterial alta y enfermedades cardíacas indican que quienes llevan en su dieta un consumo elevado del mineral, presentan cifras de presión arterial más saludables.

¿Qué sucede cuando hay déficit de magnesio?

La deficiencia de magnesio tiene un bajo impacto y es poco frecuente, pero de existir puede afectar la salud del corazón, particularmente por el riesgo de arritmias. Por lo tanto, si bien es un nutriente que se obtiene de la dieta, en pacientes de potencial riesgo (como cardiópatas con antecedentes de arritmia), se debe considerar su suplementación. Además, es recomendable el consumo de almendras, avellanas, pistachos, germen de trigo, soja en grano y garbanzos; alimentos que contienen mayor cantidad de magnesio en su composición.