Los bebés varones serían más vulnerables a la adversidad intrauterina que las niñas

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Los bebés varones pueden ser más vulnerables a la adversidad intrauterina que los fetos femeninos. Diversos estudios encontraron que las bebés con un peso extremadamente bajo al nacer o que nacieron extremadamente prematuras tuvieron mejores resultados cognitivos que los niños con las mismas condiciones de nacimiento.

Así lo sugiere el estudio “Overall and Sex-Specific Associations Between Fetal Adversity and Child Development at Age 1 Year: Evidence From Brazil” (American Journal of Epidemiology; 187; (11) Págs: 2324 – 2331; 2018).

Más de 250 millones de niños menores de 5 años no están alcanzando su potencial de desarrollo, y más de un tercio de los niños de 3 y 4 años muestran retrasos en su desarrollo cognitivo o socioemocional, según estimaciones recientes.

Un creciente número de investigaciones epigenéticas sugiere que las adaptaciones intrauterinas a los cambios ambientales muestran una importante variación según el sexo.

Por eso, los investigadores se propusieron evaluar en qué medida los resultados del nacimiento predicen el desarrollo del niño a la edad de 1 año, así como para analizar hasta qué punto las asociaciones entre los resultados adversos del embarazo y el desarrollo varían según el sexo del niño.

El estudio evaluó esta hipótesis de adaptación heterogénea utilizando datos de 900 niños nacidos en el Hospital Universitario de São Paulo, Brasil, entre octubre de 2013 y abril de 2014.

La prematuridad se asoció negativamente con el desarrollo neuropsicológico, pero las asociaciones no variaron significativamente según el sexo. Por ser pequeños para la edad gestacional, las asociaciones con la altura para la edad, el peso para la edad y el desarrollo neuropsicológico también fueron negativas, pero fueron sistemáticamente más significativas para los varones que para las niñas.

Estos resultados sugieren que los fetos masculinos pueden ser más vulnerables a la adversidad intrauterina que los fetos femeninos. Se necesitarán más investigaciones para comprender mejor los mecanismos subyacentes a estas asociaciones específicas del sexo.

 

RIMA.