Las enfermedades más comunes entre mujeres

 

Muchas enfermedades afectan tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, algunas en concreto tienen mayor incidencia en pacientes de género femenino. Aquí te compartimos 5 de ellas. 

  1. Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por la pérdida progresiva de la masa que conforma los huesos, que reduce la calidad y fortaleza de estos y aumenta el riesgo de fracturas. La prevalencia de la enfermedad aumenta de forma progresiva con la edad.

Las mujeres acumulan una menor densidad ósea que los hombres, por lo que es más fácil que lleguen a la fragilidad. Por otro lado, después de la menopausia, la velocidad de pérdida mineral ósea se acelera.

Tratamiento y prevención de la osteoporosis

Actualmente, los tratamientos más frecuentes para su control y prevención son los antiresortivos, por su capacidad de reducir el riesgo de fracturas. También se han implantado fármacos reconstructores de la masa ósea como los bifosfonatos e incluso, se está investigando nuevas terapias hormonales.

Para prevenir la osteoporosis se recomienda incluir el calcio y vitamina D en la dieta, practicar ejercicio y deporte con frecuencia, y evitar el consumo de tabaco y alcohol.

  1. Infecciones urinarias

Las infecciones urinarias son otras de las enfermedades más frecuentes desarrolladas en mujeres. Pueden producirse en diferentes puntos del tracto urinario, desde la vejiga, hasta riñones, uréteres y uretra. Se calcula que hasta un 50% de las mujeres puede presentar una infección de este tipo a lo largo de su vida.

Crecimiento bacteriano

La infección urinaria puede deberse a aspectos tan simples como una mala higiene puntual, consecuencias de enfermedades (como la diabetes o el cáncer), hasta el uso de tampones y compresas. Estos productos de higiene tradicionales están en contacto o introducidos en el área vaginal, por lo que pueden ser objeto de crecimiento bacteriano.

Tratamiento y prevención de las infecciones urinarias

El tratamiento es a base de antibióticos. Su prevención consiste en la higiene íntima. Algunos expertos coinciden en que sustitución de compresas y tampones por copas menstruales puede prevenir estas enfermedades, ya que no afectan la flora bacteriana ni el pH vaginal y tampoco resecan las paredes vaginales.

Además, una dieta saludable también ayudará a mantener nuestra vejiga sana y evitar las infecciones. Los alimentos ricos en vitamina C favorecen la reducción bacteriana y depuran nuestro cuerpo.

  1. Hipertensión

Es una enfermedad cardiovascular muy frecuente, sobre todo, a partir de los 40 años. Los vasos sanguíneos están expuestos a una presión constante o sostenida, en la que acaban dañándose.

Un estudio del Centro Médico Wake Forest Baptist (en Carolina del Norte) reveló que las mujeres tienen un 40% más de probabilidades de desarrollar problemas vasculares. Esto se debe a diferentes factores como la menopausia, donde los valores de presión arterial aumentan por una alteración en el equilibrio hormonal.

Tratamiento y prevención de la hipertensión

La alimentación saludable es de vital importancia en estos casos. Se recomienda reducir los niveles de sal y grasas saturadas en los platos e introducir frecuentemente frutas y verduras. La práctica de deporte, la eliminación del tabaco y reducción del alcohol también juegan un papel relevante.

Si no se controlan las cifras de presión con las medidas citadas, se debe añadir a las mismas un tratamiento farmacológico.

  1. Cáncer de mama

El cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres occidentales.

Se trata de un tumor maligno que se origina en el tejido de la glándula mamaria. Los últimos datos presentados por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) revelan que 1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida.

Síntomas escondidos

Uno de peligros que conlleva la enfermedad es su carencia de síntomas evidentes durante su fase precoz. Sin embargo, algunas de las señales más frecuentes son el hundimiento de los pezones, irregularidades en el contorno de las mamas e incluso cambios en su tamaño y color.

Prevención del cáncer de mama

La AECC asegura que no existe, por el momento, un tratamiento de prevención que pueda evitar totalmente un cáncer. Sin embargo, se ha demostrado en estudios recientes que el riesgo puede reducirse practicando ejercicio frecuente, evitando el sobrepeso y evitando también el consumo de alcohol.

Los médicos además promueven una práctica eficaz para detectar rápidamente la presencia de un tumor en las mamas, la autoexploración del pecho. Según las estadísticas, al menos un 20% de los casos se detectan a tiempo con este ejercicio.

  1. Fibromialgia

Fibromialgia significa dolencia muscular y del tejido fibroso (es decir, ligamentos y tendones). Consiste en una alteración de la percepción del dolor, de tal forma que se notan como dolorosos estímulos que para una persona normal no lo son.

La causa de esta enfermedad es desconocida, pero se piensa que cualquier situación de estrés agudo o crónico puede ser un desencadenante. Se caracteriza por la presencia de un dolor musculoesquelético generalizado. Este va acompañado casi en la totalidad de los casos por fatiga (90%), trastornos del sueño (70-80%), e incluso, ansiedad y depresión (25%).

No existen, por el momento, pruebas objetivas que favorezcan el diagnóstico de la enfermedad. Por lo tanto, los análisis y radiografías son los únicos métodos para descartar que el paciente esté sufriendo otro tipo de patología.

Tratamiento y prevención de la fibromialgia

En la actualidad no hay una cura para esta patología, pero los tratamientos van dirigidos a aliviar los síntomas en el mayor grado posible, siempre en función del tipo de paciente.

 

Muy Interesante.