La resistencia a los antibióticos contada con sencillez

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Las superbacterias, superbugs (en inglés) o gérmenes multirresistentes, son bacterias o gérmenes que se han hecho fuertes frente a los tratamientos antibióticos disponibles. 

Los gérmenes resistentes que causan neumonía, infecciones urinarias, infecciones generalizadas conocidas como sepsis, etc., son un grave peligro difícil de controlar.

Se estima que las superbacterias causan la muerte de unas 700.000 personas por año. En 2009, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, según sus siglas en inglés) estimó que, en la Unión Europea, aproximadamente 400.000 pacientes al año sufrieron una infección causada por una de las cinco bacterias multirresistentes más comunes y unos 25.000 pacientes al año murieron debido a esa infección.

El empleo de antibióticos, si bien ha supuesto uno de los mayores avances en la práctica médica, ha conllevado una pérdida de la sensibilidad a los mismos a través de mecanismos de resistencia. Este problema, hasta hace pocos años, era resuelto mediante la aparición de nuevos antibióticos.

Lo más “barato” sería invertir en prevención

Invertimos mucho dinero y recursos cuando ya se han producido las infecciones (alto consumo de antimicrobianos de nueva generación con elevados costes), pero invertimos muy poco en su prevención, siendo lo más económico, lo más sencillo y, sobre todo, lo que evita la enfermedad infecciosa y sus consecuencias.

Hay muchos gérmenes considerados superbacterias. Entre ellos, destacamos la Klebsiella pneumoniae, el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, la Pseudomonas aeruginosa resistente a antibióticos habituales, la Escherichia coli, entre otros.

Por todo lo explicado, estamos en la obligación de invertir al máximo en medidas preventivas y en todo lo que contribuya a evitar la enfermedad infecciosa antes de que ocurra. Los especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública son los encargados de estas funciones por su formación y capacidad.

Hasta que no se comprenda el coste-beneficio a medio y largo plazo, no se solucionará el problema o quizá puede que ya sea demasiado tarde y hayamos agotado el arsenal terapéutico disponible.

Cuidate Plus / Farmanuario.