La leche materna donada puede ayudar a los bebés prematuros

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Los bebés prematuros pueden beneficiarse de leche materna donada, si se les da en el hospital con las medidas de seguridad adecuadas. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) también advirtió a los padres que no “compartan leche” de manera informal o que no compren leche materna en internet.

Se trata de la primera vez que la Academia ha emitido una declaración de política sobre la leche materna donada, que se utiliza en una creciente cantidad de hospitales en EE.UU., sobre todo en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

¿Exactamente cómo se usa la leche materna donada?

Cuando los bebés nacen de forma muy prematura o necesitan cuidados intensivos por problemas médicos al nacer, sus madres quizá no sean capaces de donacion-leche-maternaalimentarlos. Lo ideal es que las madres puedan bombear su propia leche y dársela al bebé en biberón.

Sin embargo, muchas de esas madres no pueden extraer suficiente leche de inmediato, explicó la Dra. Andrea Trembath, neonatóloga del Hospital Pediátrico Rainbow Babies & Children de los Hospitales Universitarios, en Cleveland.

Para eso está la leche materna donada, como solución temporal hasta que las madres puedan usar su propia leche. “No es un reemplazo de la leche del seno de la madre. Es un puente que ayuda a las madres a ofrecer una dieta exclusiva de leche humana”, explicó Spatz.

Ofrecer leche donada en lugar de fórmula también tiene claros beneficios, dijo Trembath. Uno de ellos es que puede reducir el riesgo de los bebés de una infección intestinal potencialmente leal llamada enterocolitis necrotizante.

La leche materna también ayuda en temas críticos, como el desarrollo del cerebro y los pulmones, comentó Spatz.

Toda la leche donada se pasteuriza y los bancos hacen cultivos rutinarios de la leche pasteurizada por si hay una contaminación bacteriana.

Esas medidas de seguridad son esenciales, según el Dr. Steven Abrams, autor líder de la declaración de política de la AAP.

La leche donada sin pasteurizar podría exponer a los bebés a virus o bacterias, según la AAP. Podría haber otros contaminantes, entre ellos fármacos o drogas ilícitas que la donante usara.