La cirugía para las cataratas puede esperar si aún no afecta la visión

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

No es raro que una catarata avance lentamente, por lo que, muy bien puede ser que usted no se percate de problemas con la vista o que estos sean mínimos. No obstante, en algún punto, la catarata empezará a oscurecerle la visión y eso le hará ver imágenes borrosas, turbias o tenues. Si la catarata aún no le afecta la visión, no hay problema en aplazar por ahora la cirugía.

La catarata se presenta cuando se enturbia el lente naturalmente claro del ojo (cristalino). El lente se ubica detrás de la parte coloreada del ojo, llamada iris, y enfoca la luz que ingresa al ojo a fin de producir imágenes claras y nítidas en la retina.

Afortunadamente, la cirugía para extraer la catarata suele ser segura y muy eficaz. En la mayoría de los casos, se la lleva a cabo como un procedimiento ambulatorio que dura alrededor de 20 minutos. En el procedimiento, el cirujano extrae el lente opaco del ojo y lo reemplaza con un lente plástico que se asienta en el mismo lugar donde estuvo el lente natural. Este lente artificial es durable y, por lo general, nunca requiere reemplazo.  La cirugía de la catarata aclara la visión en aproximadamente el 95% de los casos.

A fin de mantener sanos los ojos, acuda donde el oftalmólogo con regularidad. Detectar pronto las cataratas y otros problemas oculares generalmente permite administrar el tratamiento más eficaz para la situación.

 

Mayo Clinic / Farmanuario.