Guía de Alzheimer: consejos para toda la familia

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Hoy 21 de setiembre se celebra el día Mundial del Alzheimer (World Alzheimer’s Day), una fecha que fue elegida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Alzheimer (ADI). Durante esta jornada se realizan actividades para concienciar y ayudar a prevenir esta enfermedad mental. Desde Farmanuario les compartimos una Guía con consejos para toda la familia.

Sentido común, sentido del humor y solucionar los problemas uno a uno son sólo algunas de las múltiples sugerencias que pueden encontrarse en la Guía del Alzheimer 2019, una publicación destinada a ayudar en el día a día a familiares y cuidadores de las personas que sufren esta enfermedad neurológica degenerativa de lenta aparición y evolución progresiva que afecta hasta a un 50% de los mayores de 85 años.

Con la colaboración de la Confederación Española de Alzheimer y EULEN servicios sociosanitarios, la publicación nos cuenta en primer lugar los síntomas frecuentes de esta dolencia que tiene un inicio gradual y poco llamativo, por lo que el momento de comienzo siempre es difícil de determinar con exactitud.

En la fase leve el síntoma fundamental la pérdida de memoria o los olvidos.

También puede darse pérdida de la capacidad de concentración y falta de interés o desorientación temporal (no sabe en qué día vive).

En la fase moderada el paciente no puede, entre otros, hacer cálculos. También puede darse pérdida total de la memoria reciente. O no puede realizar sin supervisión las actividades de la vida diaria, por ejemplo, se pone todos los días la misma ropa; se viste en orden inadecuado; necesita ayuda para bañarse; o no puede entender instrucciones fáciles. Tiene problemas en la comunicación: tanto en expresarse como en entender y puede estar desorientado en el espacio, pudiendo perderse fácilmente.

En la fase severa la memoria remota está muy afectada, no reconoce familiares cercanos, es dependiente para las actividades de la vida diaria y puede haber postración en cama o caminar con mucha ayuda. Puede existir incontinencia doble y puede requerir ayuda para comer.

Algo importante, es que conservan el afecto hasta en fases muy avanzadas de la enfermedad, por lo que siempre van a percibir el cariño de su familia.

Cómo comunicarse

Aconseja utilizar el tono de voz más grave posible, eliminar ruidos o actividades que la distraigan. Usar frases cortas y simples, hacer las preguntas de una en una. No dar más de dos posibles respuestas y hablar despacio y esperar con paciencia. Se recomienda ser agradable, estar calmado y colaborador. Identificarse por su nombre y llamar a la persona por su nombre, o de algún modo físico expresar cariño al paciente.

También aconseja acercarse a la persona de frente, mirarla directamente a los ojos, mantener el contacto visual en la conversación, comprobar si presta atención y si no volver a intentarlo en unos minutos.

Es importante tratarlo siempre como un adulto/a y no como un niño/a y incluirlo en sus conversaciones y no hablar de de él en su presencia como si no estuviera.

Alteraciones de conducta

Para evitar el insomnio hay que favorecer la actividad física y evitar que se duerman durante el día o que vayan al baño antes de acostarse. Una iluminación suave e indirecta por la noche, evita desorientaciones y si se levanta hablarle suavemente y  recordarle la hora que es. También deben evitarse las pastillas para dormir, ya que pueden provocar mayor confusión durante el día, aumentar las caídas y la incontinencia.

Es importante mantener a la persona lo más activa posible, sin obligarla, o potenciar sus habilidades o aficiones o pasatiempos, pero todo de forma progresiva, que se sienta importante y activa, con el fin de mantener el interés por las actividades.

Frente a la angustia e irritabilidad responder calmadamente, sin agresividad, quitar a la persona de la situación que le afecta, buscar el elemento que lo ha precipitado, o distraerle. Darle tranquilidad y cariño y si es por que pierde las cosas, responder sin mentirle. Ante los gritos, quejas e insultos no intente interpretar lo que dice, ya que puede no corresponder con la realidad.

Hay que evitar argumentarle o contradecirle, no intente razonar y recuerde que la persona con alzhéimer a quien peor trata es al familiar que más quiere y que le cuida.

 

EFE Salud / Tendencias en Medicina.