Endometriosis no es sinónimo de infertilidad

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Esterilidad e infertilidad son términos que se citan con frecuencia cuando se habla sobre endometriosis. Se trata de una patología muy frecuente: afecta a entre el 10 y el 15% de las mujeres en edad fértil. Sin embargo, este porcentaje podría ser mayor, ya que se cree que hay muchos casos no diagnosticados porque hay ocasiones en los que los dolores que produce son leves y se confunden con los que se producen durante la menstruación.

Se estima que entre el 30 y el 50% de las mujeres con esta enfermedad tienen problemas para quedarse embarazadas, pero con un tratamiento adecuado son muchas las que finalmente pueden tener hijos.

Razones por las que afecta a la concepción

Se trata de una patología benigna que se caracteriza por la presencia de tejido endometrial, que es el que se encuentra normalmente dentro del útero, fuera de este órgano. Casi siempre hay focos de endometriosis en la pelvis y luego pueden localizarse también en otros sitios, aunque la localización extrapélvica aislada es muy rara.

Esto produce una distorsión anatómica de la pelvis, que produce adherencia y distorsión de las trompas de Falopio. A su vez, esta enfermedad dificulta la vida sexual, de tal modo que muchas mujeres no se quedan embarazadas porque apenas mantienen relaciones sexuales. Además, la patología causa un estado proinflamatorio en la pelvis que interfiere con el proceso de ovulación, fecundación e implantación.

Tratamientos para lograr el embarazo

La endometriosis no impide de forma absoluta un embarazo. Al tratarse de una enfermedad muy heterogénea, es necesario adaptar la terapia a cada mujer. El tratamiento se basa, fundamentalmente, en dos tipos de estrategias: la fecundación in vitro (FIV) y la cirugía.

Fecundación “in vitro”

Muchas de las pacientes que padecen esterilidad asociada a la endometriosis logran el embarazo con FIV, siendo las tasas de éxito muy elevadas. Aunque los resultados sean generalmente satisfactorios, se recomienda aumentar la vigilancia durante el embarazo en todas las mujeres con endometriosis.

Cirugía

Los estudios sobre el efecto de la eliminación quirúrgica de las lesiones que produce la endometriosis en la restauración de la capacidad reproductiva arrojan resultados dispares. La clave de la eficacia de este tratamiento estaría en la adecuada selección de las pacientes que más pueden beneficiarse.

En algunos casos, la cirugía aumenta la probabilidad de embarazo un 50-60% en los primeros 6-8 meses. Al retirar los focos de enfermedad, se restituye la anatomía alterada que impide la gestación y desaparece el estado inflamatorio. El problema es que se ha detectado una tendencia natural a recaer tras la intervención quirúrgica. A los dos años, el 20-25% de las mujeres han recaído.

Conviene precisar que la cirugía de la endometriosis no siempre se realiza para mejorar la fertilidad, sino que en muchos casos se hace para aliviar el intenso dolor que caracteriza a la enfermedad o evitar que las lesiones afecten a algún órgano vital.

Cuando la cirugía se efectúa en los ovarios, se debería proponer siempre la congelación previa de óvulos.

Importancia de la detección precoz

La endometriosis no suele detectarse de forma precoz. La mayoría de los diagnósticos se realizan cuando la paciente lleva varios años manifestando síntomas. Los especialistas aclaran que el tratamiento con analgésicos que se administra para reducir el dolor no mejora la fertilidad. Los tratamientos hormonales que se emplean son muy eficaces frente al dolor, pero generalmente son anticonceptivos que, por lo tanto, interfieren con la ovulación y la concepción.

 

Cuidate Plus.