El déficit de vitamina D al nacer aumenta el riesgo de hipertensión

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Presentar niveles bajos de vitamina D al nacer y durante los primeros años de vida puede aumentar un 60% el riesgo de tener la presión arterial sistólica elevada en la infancia y la adolescencia.

La  vitamina D es necesaria para absorber el calcio que contribuye a una buena salud ósea, y aunque algunos alimentos como los huevos o el salmón la contienen, la exposición a la luz solar es fundamental para que el organismo elabore de forma natural este micronutriente, cuyo déficit se ha relacionado con numerosos problemas de salud.

Ahora, una nueva investigación que se ha publicado en la revista Hypertension, de la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón), ha descubierto que los niños con niveles bajos de vitamina D desde el nacimiento y en sus primeros años de vida tienen un mayor riesgo de presión arterial elevada durante la infancia y adolescencia, un trastorno que aumenta las probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular al llegar a la edad adulta.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores siguieron a 775 niños desde que nacieron hasta los 18 años de edad en el Boston Medical Center.

Comprobaron así que los nacidos con unos niveles bajos de vitamina D tenían aproximadamente un 60% más riesgo de tener la presión arterial sistólica alta entre los 6 y los 18 años, en comparación con los que presentaban niveles adecuados al nacer.

Estos hallazgos sugieren que evaluar y tratar la deficiencia de vitamina D durante el embarazo y la primera infancia con suplementos podría ser una estrategia efectiva para reducir la presión arterial a largo plazo, aunque son necesarios más estudios para determinar los niveles de vitamina D óptimos durante estas etapas de la vida, dado que no se conocen aún los niveles adecuados en la población general, embarazo o infancia.

 

Web Consultas / Farmanuario.