Ejercicios para estar en forma en la oficina

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Numerosos estudios evidencian que las personas activas, en comparación con una población sedentaria, presentan menores tasas de mortalidad por causas como cardiopatía coronaria, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, cáncer de colon y mama y depresión. Sin embargo, los ritmos en el estilo de vida que llevamos a veces hacen imposible ejercitarnos todo lo que nos gustaría o deberíamos.

¿Qué podemos hacer en el trabajo?

Según un estudio publicado en la revista Annals Of Internal Medicine, liderado por la Universidad de Columbia, en Nueva York, deberíamos levantarnos, al menos, cada media hora, para reducir el efecto negativo del sedentarismo en la salud. Pero para otros expertos esto no es suficiente.

Se recomienda hacer breves paradas de 5-10 minutos para realizar alguna técnica de estiramiento, levantarse del puesto de trabajo, mover las piernas, ponerse de puntillas o realizar simples estiramientos cervicales para recuperar la elongación de los trapecios frente al ordenador, incluso mientras se está trabajando.

De igual modo, se recomienda estirar la musculatura de los antebrazos autoflexionando y extendiendo las muñecas con el codo extendido.

Por otro lado, la gente que está todo el día de pie debería intentar evitar la posición estática, es decir, tendría que moverse dentro del puesto de trabajo y procurar alternar el apoyo de las extremidades inferiores en un pequeño apoyo tipo escalón que se puede poner debajo del lugar de trabajo.

Cuidar la postura ¡ojo!

La postura perfecta para el trabajo no existe. Si bien siempre se han considerado una serie de normas básicas ergonómicas, en el día a día estamos viendo como parece que intentamos que los trabajadores estén situados de forma perfecta en un asiento, cuadrados, como robots con movimientos medidos para no lesionarse. Esto se ha comprobado que tampoco es bueno porque incentiva la hipervigilancia, la tensión y la preocupación buscando una postura ideal que no siempre es posible porque depende de la persona y del puesto de trabajo.

Se aconseja, a nivel general, que el borde superior de la pantalla esté a la altura de los ojos, que el teclado permita reposar los antebrazos y estar relajado y sentir que la postura que mantenemos mientras trabajamos no produce tensión constante en alguna zona.

Esto junto a “moverse cada cierto tiempo, al menos diez minutos cada hora, eso sería lo ideal.

Cuidate Plus / Farmanuario.