El ejercicio regular durante el embarazo reduce la depresión perinatal

 

La depresión perinatal es frecuente y se define como aquella que padecen algunas mujeres en cualquier momento durante el embarazo o dentro de los 12 meses posteriores al parto. La prevalencia de la depresión perinatal oscila entre 5% y 20%, y sigue siendo alta después del parto, afectando aproximadamente a 10% y 19% de las mujeres.

En un estudio controlado aleatorizado, realizado en Madrid, en el periodo comprendido entre octubre de 2014 a diciembre de 2016 y publicado en la revista British Journal of Sports Medicine,  abarcó embarazadas antes de la semana 16 de gestación, a quienes se les recopilaron antecedentes obstétricos, del embarazo y la actividad física actual (frecuencia, intensidad, tiempo y tipo), estado de fumadora, nivel educativo, actividad ocupacional, y depresión prenatal previa. Entre las semanas 37 y 39 todas las mujeres fueron cuestionadas sobre el nivel de actividad física realizado durante el embarazo, y si habían tenido alguna complicación. Posteriormente, 6 semanas después del parto se les preguntó sobre alguna complicación posparto. Además, el índice de masa corporal y el peso gestacional materno fueron determinados para un análisis complementario. El programa de ejercicios se diseñó de acuerdo con los criterios del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología.

Las mujeres mantuvieron una intensidad de ejercicio entre 55% – 60% de la frecuencia cardíaca máxima utilizando la fórmula Karvonen durante la parte aeróbica de la sesión.

Los grados de depresión se evaluaron utilizando una escala de depresión compuesta por 20 elementos que evalúan síntomas depresivos a las 12 – 16 semanas de iniciado el estudio y al final entre las semanas 38 – 39 de embarazo, y de nuevo 6 semanas postparto. De las 124 mujeres embarazadas, 70 fueron asignadas al grupo de intervención y 54 al grupo control. No se encontraron diferencias en el porcentaje de mujeres deprimidas en la línea de base. Fue identificado un porcentaje menor de mujeres deprimidas en el grupo de intervención, en comparación con el grupo control a las 38 semanas de gestación, lo que supone 47,7%, y también se apreció que a las 6 semanas posparto los datos obtenidos fueron 14,5% frente a 29,8%, que corresponde a un descenso del 51%.

 

Por lo tanto, la realización de un programa de ejercicio físico moderado y supervisado durante el embarazo puede reducir la prevalencia de la depresión al final de la gestación y después del parto.

 

Medscape / Tendencias en Medicina.