¿Es eficaz el cigarrillo electrónico para dejar de fumar?

¿Es eficaz el cigarrillo electrónico para dejar de fumar?

 

Los usuarios de cigarrillos electrónicos tuvieron menos probabilidades que los no consumidores de abstenerse del consumo de tabaco.

Así lo sugiere el estudio “Association of E-Cigarette Use With Smoking Cessation Among Smokers Who Plan to Quit After a Hospitalization” (Annals of Internal Medicine. 168 (9): 613 – 620; 2018).

Los investigadores partieron de la siguiente paradoja: Muchos fumadores indican que usan cigarrillos electrónicos para ayudarlos a dejar de fumar, pero es incierto si efectivamente los cigarrillos electrónicos sirven para eso.

Por eso, se propusieron determinar si el uso de cigarrillos electrónicos después del alta hospitalaria se asocia con la abstinencia subsecuente de tabaco entre los fumadores que planean dejar de fumar y se les aconseja usar un tratamiento basado en la evidencia.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos de administración de nicotina que funcionan con baterías que producen un aerosol que los usuarios inhalan. El uso de un cigarrillo electrónico a menudo se denomina “vaping”. Debido a que los dispositivos no queman tabaco, los usuarios evitan la exposición a los productos dañinos de la combustión. Sin embargo, están expuestos al aerosol calentado, que generalmente incluye un humectante (como propilenglicol o glicerina vegetal), nicotina y un agente aromatizante. También se han detectado pequeñas cantidades de compuestos potencialmente tóxicos, como compuestos orgánicos volátiles y metales pesados, en aerosol de e-cigarrillos.

Para eso se realizó un análisis de datos secundarios de un ensayo controlado aleatorizado en tres hospitales. Participaron 1.357 adultos fumadores de cigarrillos hospitalizados que planeaban dejar de fumar, que recibieron asesoramiento para dejar de fumar en el hospital y fueron asignados aleatoriamente al alta a una recomendación de tratamiento de tabaco (control) o a un tratamiento sin tabaco (intervención).

Como medidas, se evaluó el consumo de e-cigarrillo autoinformado (exposición) 1 y 3 meses después del alta. La abstinencia de tabaco validada bioquímicamente (resultado) se evaluó 6 meses después del alta.

El 28% de los participantes usaron un cigarrillo electrónico dentro de los 3 meses posteriores al alta. En un análisis de 237 pares con puntaje coincidente de propensión, los usuarios de cigarrillos electrónicos tuvieron menos probabilidades que los no consumidores de abstenerse del consumo de tabaco a los 6 meses (10.1% vs. 26.6%; diferencia de riesgo, 16.5% [IC 95%, 23.3% al 9.6%]).

La asociación entre el uso del e-cigarrillo y el abandono del hábito varía entre los pacientes intervenidos, que tuvieron acceso fácil al tratamiento convencional (7.7% vs. 29.8%; diferencia de riesgo, 22.1% [IC, 32.3% a 11.9%]), y pacientes de control, que recibieron solo recomendaciones de tratamiento (12.0% vs. 24.1%; diferencia de riesgo, 12.0% [IC, 21.2% a 2.9%]) (P para interacción = 0.143).

Durante 3 meses después del alta hospitalaria, más de una cuarta parte de los fumadores que intentaban dejar de fumar usaban cigarrillos electrónicos, principalmente para ayudarse en ese objetivo, pero pocos los usaban con regularidad. Este patrón de uso se asoció con una menor abstinencia de tabaco a los 6 meses que entre los fumadores que no usaron cigarrillos electrónicos. Se necesita un estudio adicional para determinar si el uso regular de cigarrillos electrónicos ayuda o dificulta el abandono del hábito de fumar.

Existe la posibilidad de que los cigarrillos electrónicos puedan promover el abandono del tabaco si se usan regularmente y como un reemplazo completo de los cigarrillos, que es la forma en que se recomiendan los medicamentos convencionales para dejar de fumar. Se necesita investigación futura, particularmente ensayos controlados aleatorios, para abordar esta pregunta.

RIMA / Farmanuario.