El dolor de espalda, un mal frecuente

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

El dolor de espalda es una de las dolencias más frecuentes en nuestra sociedad.  Afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de sus vidas, donde la asistencia médica será necesaria en el 80% de los casos.

Dentro del dolor de espalda hay que diferenciar entre dolor de espalda agudo y el crónico. El primero suele ser muy intenso y normalmente se siente en la parte inferior de la espalda. Puede ser intermitente, aunque lo más frecuente es que sea constante y sólo varíe la intensidad.

El dolor crónico se suele describir como intenso, sordo o ardiente en una zona de la espalda y piernas (dolor radicular), ocasionando entumecimiento, ardor o sensación de hormigueo en las piernas. Puede resultar incapacitante, por lo que se recomienda consultar con un neurocirujano para valorar opciones de tratamiento.

Causas del dolor de espalda

El dolor de espalda puede tener muchas causas:

  • Problemas relacionados con la mecánica de la espalda
  • Lesiones causadas por esguinces, fracturas tras un accidente o caída.
  • En relación a otras enfermedades (artritis, fibromialgia) o condiciones (embarazo)
  • Pueden ser, también, causa de dolor de espalda las infecciones, tumores o estrés.

Es común la creencia que ante un dolor de espalda es necesario reposo y evitar la actividad física durante un largo período.

Sin embargo, el descanso en cama no es recomendable. Se recomienda disminuir la actividad física y evitar levantar, cargar o empujar, objetos pesados, y posteriormente ir reiniciando gradualmente las actividades de rutina.

Para dormir de espalda es aconsejable durante los primeros días acostarse en posición fetal con una almohada entre las piernas o colocar una almohada o una toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión.

En el caso que hayan indicios de una causa seria para el dolor de espalda, como pérdida de control de la vejiga o intestinos, debilidad, pérdida de peso inexplicable o fiebre, necesario acudir a un médico sin demoras.

Prevención del dolor de espalda

Algunas de las fórmulas para prevenir o evitar lesiones en la espalda son:

  • Hacer ejercicio para fortalecer los músculos de la espalda.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Mejorar nuestra postura y mantener la espalda recta.
  • Evitar levantar objetos pesados, y en caso de tener que levantarlo, hacerlo mediante flexión de rodilla (posición de cuclillas).

 

Mujer y Salud /Farmanuario.