Dermatitis de manos: daños que provoca el uso de desinfectantes

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Las medidas de higiene de manos contra la infección por COVID-19 han generado en muchas personas la aparición de una patología llamada eccema irritativo, que provoca enrojecimiento, inflamación y resequedad, pudiendo desencadenar en una dermatitis severa.

La dermatitis o eccema de manos es una patología frecuente, y dentro de las enfermedades cutáneas ocupacionales, es la de mayor incidencia. Esto se explica porque las manos son la zona corporal que está más expuesta al contacto con químicos e irritantes, por lo que se deben tomar medidas básicas de cuidado de la piel para prevenir esta afectación. Algunos factores de riesgo de eccema de manos, como el lavado frecuente con productos excesivamente cáusticos, el lavado quirúrgico y el uso prolongado de guantes, pueden ser minimizados con el uso preferiblemente de jabones syndet y guantes de nitrilo o vinilo en vez de látex, evitando el uso abusivo de alcohol y aplicando abundante humectantes. Las cremas hidratantes deben ser utilizadas con frecuencia, sobretodo en este contexto de emergencia sanitaria cuando nos recomiendan higienizar continuamente las manos.

Existen varios tipos de dermatitis de manos, las más frecuentes son la dermatitis de contacto irritativa, la dermatitis de contacto alérgica, la dermatitis atópica y la dermatitis dishidrótica o dishidrosis. Las presentaciones mixtas y/o superpuestas son frecuentes, y se manifiestan con eritemas, edemas, pápulas y resequedades. La severidad puede ir desde un compromiso leve de pocos dedos a una dermatitis severa y debilitante.

La más frecuente: dermatitis de contacto irritativa

La dermatitis de contacto irritativa representa el 60% de las dermatitis de manos ocupacionales. No es causada por una alergia, sino que es la reacción de la piel a una sustancia irritante, que pueden incluir ácidos, materiales alcalinos como jabones y detergentes, suavizantes de telas, disolventes u otros químicos. Se trata de una reacción inespecífica que puede ocurrir en cualquier persona, aunque presentan mayor predisposición a desarrollarla quienes tienen ocupaciones relacionadas con el lavado frecuente de manos (personal de limpieza, trabajadores en el área médica y dental, manipuladores de alimentos), y aquellas con exposición a irritantes como peluqueros, trabajadores en el área de construcción, ingeniería y electrónica. El daño ocurre por la exposición directa de una sustancia que tiene un efecto tóxico en la piel, por lo que esta resulta enrojecida, dolorida o inflamada. Los químicos muy irritantes pueden causar una reacción inmediatamente después del contacto, mientras que los poco irritantes generalmente la causan después de varios contactos.

Clínicamente puede ser muy difícil diferenciar entre los distintos subtipos de dermatitis de manos. La principal característica de la dermatitis de contacto irritativa es el compromiso localizado de los espacios interdigitales con extensión hacia la palma y el dorso de la mano. Se piensa que la alteración de la barrera cutánea en este tipo de dermatitis puede predisponer a la penetración de alérgenos, pudiendo evolucionar a una dermatitis de contacto alérgica.

¿Cómo combatirla?

Independientemente del tipo de dermatitis de mano, es esencial incorporar ciertas conductas para que el tratamiento sea exitoso:

Cuidar el lavado de manos

Debemos utilizar jabones dermatológicos o syndet con la mínima cantidad de conservantes, fragancias y colorantes; y evitar el agua muy caliente. 

Maximizar la humectación

Se debe aplicar una cantidad generosa de crema inmediatamente después de secarse las manos, si es posible mientras todavía están húmedas. Los que presenten un eccema de manos deberían humectarlas más frecuentemente, al menos después de cada lavado y antes de acostarse. 

Evitar irritantes y alérgenos

En dermatitis de manos, el agua debería considerarse un irritante. Por esto, deben usarse guantes de vinilo o nitrito, evitando el látex, con cubierta interior de algodón, cuando se realicen “trabajos húmedos”. Lo mismo debe usarse cuando se lleve a cabo limpieza con exposición a otros irritantes. 

Existen también tratamientos tópicos que deben ser indicados por el dermatólogo, ya que su uso abusivo puede conducir a ciertas complicaciones. Los corticosteroides tópicos son agentes de primera línea para todos los tipos de dermatitis de manos. Deben preferirse los medicamentos cuyas bases sean ungüentos sobre las cremas o las lociones, mientras que aquellos pacientes con compromiso palmar pueden usar preparaciones de mayor potencia, debido al grosor de la capa cornea.

Dra. Cyntia De Los Santos / Hola Salud