COVID-19

Coronavirus: ¿Qué papel juega la hipertensión en la infección?

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Mucho se ha hablado desde que empezó la pandemia por coronavirus de que esta era una infección que tenía un mayor impacto en los mayores, muy especialmente si estos eran frágiles, entendiendo esta fragilidad como el número de enfermedades que sufrían. 

Los síntomas hasta la fecha están bastante claros: fiebre, dolor muscular, pérdida de olfato y gusto, dolor de cabeza, dificultad para respirar. Al igual que su asociación de una peor evolución con la obesidad, la diabetes y otras enfermedades crónicas. 

Una de estas enfermedades crónicas con las que se relaciona el coronavirus es la hipertensión arterial, de la que poco a poco se va conociendo mejor cómo actúa sobre ella la infección por la COVID-19.

Hipertensión, la más frecuente en ingreso por coronavirus

Las conclusiones del trabajo “Association of Hypertension with All-Cause Mortality among Hospitalized Patients with COVID-19”, publicado en Journal of Clinical Medicine señala que la hipertensión es la enfermedad más frecuente en pacientes ingresados por coronavirus y la sufren el 50,9% de los pacientes. ¿Significa esta afirmación que las personas que tienen la presión arterial alta son más propensas a contagiarse? No, en absoluto, pero sí que cuando lo hacen e ingresan su evolución es peor. El estudio señala que la hipertensión es un factor de riesgo de mal pronóstico independientemente de la edad.

No hay que abandonar el tratamiento antihipertensivo

Otro de los puntos que ha venido a aclarar el estudio es, si como teorizaban algunos autores, el tratamiento de la hipertensión con los medicamentos más utilizados -inhibidores de la ECA (IECA) y antagonistas del receptor de la angiotensina II (ARA2)- podría tener un efecto perjudicial sobre la infección por coronavirus. 

El estudio concluye que esto no es cierto, ya que estos dos fármacos no aumentan el riesgo de muerte. Y otra de sus conclusiones, aún más importante, es que continuar con estos tratamientos, especialmente con el ARA2, durante el ingreso es un factor que protege y reduce la mortalidad. 

Por lo tanto, no hay que suspender un tratamiento farmacológico si no lo indica el médico.

Más investigación en camino

La Sociedad Española de Medicina Interna ya tiene 70 investigaciones en marcha con la participación de casi 1.000 internistas de 250 hospitales españoles, que han recogido datos de casi 20.000 pacientes ingresados en los Servicios de Medicina Interna, y seguirá ampliando el conocimiento sobre el coronavirus y su impacto en los pacientes. Es el mayor registro a nivel mundial de pacientes ingresados. Con esos datos, aparte de esta investigación, se han publicado otros tres estudios sobre las características generales de los pacientes; otro sobre los pacientes mayores de 80 años y otro trabajo que relaciona un mal control de la diabetes sobre la mortalidad de los pacientes ingresados con coronavirus.

Cuidate Plus / Tendencias en Medicina.