Constipación infantil: un problema para los más chicos

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

La constipación se define como una disminución en la frecuencia de las deposiciones y/o evacuación dolorosa de heces duras o voluminosas. No es una enfermedad sino un síntoma. La constipación crónica es funcional (sin causa orgánica demostrable) en más del 95% de los casos, es decir que sólo un 5% de los niños la sufren por causas orgánicas o congénitas.

“Existe un aumento en la frecuencia de la constipación en los últimos años que podría relacionarse, entre otros factores, con un menor consumo de fibra en la dieta y una vida más sedentaria. Los niños suelen evitar ir al baño, incluso cuando tienen necesidad”, explicó  la doctora Patricia Dvorkin, gastroenteróloga Infantil de la Fundación Hospitalaria.

Y agregó: “Generalmente evitan este tipo de urgencias porque no quieren interrumpir un juego divertido, utilizar un baño que no sea el de sus casas o porque tienen que preguntarle a un adulto que les permita ir al baño desde donde quiera que se encuentren. Cuando ignoran esta urgencia, ir al baño después será más complicado”.
Los retenedores crónicos, que aparecen por lo general después de los 3 años de edad, tienen comportamientos bastante típicos como aislarse en un rincón apartado de la habitación con las piernas entrecruzadas para evitar la defecación.

Para definir la constipación y ordenar conceptos de diagnóstico y tratamiento, un grupo de expertos ha propuesto el denominado “Consenso de París” el cual considera que existe constipación crónica cuando concurren 2 o más de las siguientes características, durante más de 8 semanas:

  • Menos de 3 deposiciones por semana.
  • Más de un episodio de incontinencia fecal por semana.
  • Heces abundantes en recto o masa abdominal palpable.
  • Conducta y postura retentivas.
  • Defecación dolorosa.

Según la especialista, la prevalencia de la constipación varía con la edad con un pico de incidencia entre los 2 y 4 años. Existen 3 períodos fundamentales de inicio:

  • Cambio de lactancia materna a fórmula adaptada.
  • Introducción de alimentos sólidos.
  • Retirada del pañal e incorporación a la vida escolar.

La frecuencia normal es muy variable. En el lactante alimentado a pecho va desde 1 a 9 deposiciones diarias (promedio 4) a una frecuencia semanal; a los 2 años, 2 deposiciones; a los 4 años 1 deposición diaria y en niños mayores varían desde 3 veces por día a 3 veces por semana.

Fuente: Infobae.