compras en época de pandemia

Compras inteligentes para llenar la alacena

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

Mucho se habla de la alimentación en este contexto de aislamiento social, cuando la incertidumbre, la ansiedad, el teletrabajo y el sedentarismo, traen como consecuencia una mayor predisposición al aumento de peso.

Como los buenos hábitos comienzan mucho antes del momento de cocinar, compartimos algunos consejos para realizar compras inteligentes en épocas de cuarentena.

Permanecer más tiempo en casa, tener momentos de ocio y exponerse a la sobresaturación de recetas que invaden las redes sociales, sin dudas son factores que afectan nuestra dieta diaria. Especialmente, cuando pretendemos hacernos de mayores reservas para evitar ir al supermercado día por medio y caemos en la tentación de comprar alimentos poco nutritivos para saciar esta ansiedad que nos invade a todos. Los hábitos de compra están relacionados directamente con la salud y la alimentación, por eso es recomendable tener un comportamiento consciente a la hora de llenar la alacena. El autocontrol es fundamental: la mitad de nuestras decisiones de compra ocurren los pasillos del supermercado, por lo que debemos estar lo suficientemente atentos para superar las estrategias de venta y stockearnos de lo que realmente importa. 

Estos son los alimentos que deberíamos tener en casa para poder planificar una dieta saludable:

Frutas y verduras. Este es el momento indicado para adquirir buenos hábitos y experimentar esas recetas saludables que a veces por falta de tiempo postergamos para más adelante. Un secreto para que las verduras de hoja duren más es lavarlas bien y guardarlas en un recipiente alternando capas con servilletas de papel absorbente. Otro consejo para tener siempre fruta natural en el consumo diario es freezar porciones de frutillas, duraznos o bananas y hacer un licuado frozen en el desayuno o la merienda.

Legumbres y cereales. Tanto las legumbres como los cereales pueden almacenarse por muchísimo tiempo, y sirven para múltiples preparaciones dulces y saladas. El valor nutricional de ambos grupos de alimentos es altísimo y aportan muchos de los beneficios que otorgan los de origen animal.

Lácteos y huevos. Esta combinación permite pensar en muchísimas recetas nutritivas y saludables como suflés, panqueques y revueltos. En cuanto a la leche, conviene comprar la larga vida que tiene un extenso vencimiento o freezar el sachet para tener stock.

Carnes y pescados. Las carnes también se puede freezar con una duración promedio de seis meses, aunque debe planificarse descongelarlas con tiempo, dentro de la heladera y la noche anterior a su uso.

Estrategias para hacer buenas compras

Comenzar a cambiar los hábitos de compra también es un proceso que no se logra de un día para el otro. Debemos saber que las recetas que preparemos en casa serán el fruto de lo que llevemos a la alacena. Entonces, ¿por dónde comenzar?

Elaborar una lista de compras: Antes de salir al supermercado, revisar la heladera, el freezer y la alacena para tener noción de qué tenemos. Para armar la lista conviene considerar dos aspectos: qué debemos comprar y el presupuesto con el que contamos.

Planificar dos semanas de abastecimiento: ¿Por cuánto tiempo queremos abastecernos? Lo ideal es plantearse el objetivo de quince días para asegurarnos poder cubrir un calendario de cuatro comidas diarias por cada miembro de la familia. Esto nos permitirá ahorrar tiempo, dinero y estrés.

Revisar las etiquetas de los productos: Tomarse un minuto extra para revisar las etiquetas es muy valioso. Los primeros cinco ingredientes ya nos hablan del producto; también conviene conocer las calorías por porción y saber qué porcentaje tiene de grasas trans, sodio y fibra.

Darle prioridad a lo necesario: La gran mayoría de las personas compra productos que no necesita. Hay que evitar las compras por instigación o ansiedad y tener muy presente el más conveniente uso de los alimentos.

Comprar productos frescos: Lo recomendable es consumir al menos dos porciones de frutas y verduras por día, que aportan fibra y saciedad, mejoran el tránsito digestivo y favorecen el funcionamiento del sistema inmunológico. Siempre es preferible el producto fresco que enlatado o congelado.

Comprar on line: La compra de alimentos a domicilio es una alternativa más que conveniente mientras dure la pandemia, ya que evitamos exponernos al exterior y tenemos a disposición la gran variedad de productos para analizar nuestra compra el tiempo que queramos. Incluso, se pueden comparar precios entre distintos supermercados. Hoy, la mayoría de los locales disponen de envíos gratis.

La compra de alimentos a domicilio es una alternativa más que conveniente mientras dure la pandemia.

Hola Salud / Farmanuario.