¿Cómo se puede saber cuándo un dolor de cabeza necesita más exámenes?

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Los dolores de cabeza, o cefaleas, se presentan acompañados de una amplia gama de síntomas y su severidad varía. Lo más común es que se deban a un trastorno de cefalea primaria, como el dolor de cabeza tensional o la migraña.

Sin embargo, los ancianos son más propensos que sus contrapartes jóvenes a sufrir el trastorno de cefalea secundaria. La cefalea secundaria ocurre cuando el dolor de cabeza es el síntoma de una afección subyacente.

Ciertas características “alarmantes” merecen preocuparse más y hay que informar al respecto al médico. Estas características son las siguientes:

  • Síntomas sistémicos
    Los dolores de cabeza vienen acompañados por fiebre, escalofríos, sudoración nocturna y pérdida de peso no intencionada.
  • Síntomas neurológicos
    Los dolores de cabeza vienen acompañados por signos y síntomas como debilidad, entumecimiento, problemas para caminar, confusión, convulsiones o dificultad para permanecer alerta o mantenerse consciente.
  • Aparición
    Empiezan de forma abrupta, como un dolor de cabeza fuerte que llega a su punto máximo en cuestión de uno o dos minutos (también conocido como “cefalea tipo trueno”).
  • Mayor edad
    Empiezan a presentarse o avanzan después de los 50 años.
  • Cambios en el patrón
    Cambia la frecuencia, la severidad o la naturaleza de estos dolores de cabeza frente a los experimentados previamente.
  • Progresividad
    Los ataques empeoran con el tiempo.
  • Precipitación por esfuerzo
    Los dolores de cabeza se presentan ante tos, actividad sexual, defecación, pujo u otra actividad.
  • Empeoramiento con la posición
    Cambia la severidad dependiendo de si la persona está en posición vertical u horizontal.

Converse con su médico si los dolores de cabeza que sufre son nuevos o le parece que son inusuales en usted.

 

Neurología de Mayo Clinic / Tendencias en Medicina.