¿Cómo debe vestir el médico?

 

Un estudio de la Universidad de Michigan revela que los pacientes confían más o menos en el médico y la enfermera, en función de la ropa que lleve.

La apariencia física importa, aunque cueste reconocerlo. Juzgar a alguien por su atuendo es algo en lo que cualquiera ha caído alguna vez en la calle, en algún evento o en cualquier transporte público. El estudio revela que también los pacientes juzgan a sus médicos en función del atuendo que llevan en la consulta y que la ropa influye en la satisfacción del cuidado sanitario de más de un tercio de los encuestados.

Así, los facultativos ataviados con vestimenta informal, como camisetas, zapatillas deportivas y pantalones vaqueros, generan menos confianza entre las personas a las que atienden que aquellos que van vestidos con ropa formal o pijama médico. En cualquiera de los casos, tanto formal como informal, así como con el pijama, todos los encuestados valoraban mejor a los profesionales que, además, llevaban bata blanca.

El estudio revela que el atuendo que mayor puntuación obtuvo fue el formal con bata blanca, seguido por el pijama con bata blanca y el formal sin bata, y que los resultados eran los mismos para ambos sexos.

“La vestimenta profesional en Wall Street, en temas legales y en muchos otros ámbitos es clara. Sin embargo, en Medicina el código de vestimenta es bastante heterogéneo y deberíamos asegurarnos de que nuestro atuendo refleje un cierto nivel de profesionalidad que tenga en cuenta las preferencias de los pacientes”, señala Christopher Petrilli, autor del estudio y profesor de medicina hospitalaria en la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan.

La investigación

La encuesta, que se realizó a 4.062 pacientes de diez centros médicos, también refleja que la preferencia de los ciudadanos con respecto al atuendo de los facultativos que les atienden varía en función de si se trata de un centro de Atención Primaria, la consulta de un especialista o médicos de urgencias.

De esta forma, el 55 por ciento de los encuestados prefiere que el médico que le atiende en su centro de salud lleve bata blanca, un porcentaje que asciende hasta el 72 por ciento de los pacientes si se trata de la consulta de un especialista en el hospital. Menos importancia le dan a este aspecto en urgencias, donde sólo el 44 por ciento de los encuestados creían que el facultativo debería llevar la bata.

Metodología del estudio

Para la realización de este estudio, además de preguntar a 4.062 pacientes sobre la importancia que tenían para ellos el atuendo de los médicos, los responsables de la encuesta les solicitaron que observasen imágenes de distintos médicos, tanto hombres como mujeres, ataviados con distinta ropa, y les invitaron a pensar en ellos en entornos sanitarios.

Para cada fotografía, los encuestados calificaron en qué medida el médico que aparecía en ella daba la apariencia de tener los conocimientos necesarios para tratarle, si le parecía confiable, comprensivo o accesible, y cómo le hacía sentirse en general.

Para ver el estudio observacional click aquí.

Redacción médica / Farmanuario.