fibromialgia

Cinco ideas erróneas sobre la fibromialgia

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

La fibromialgia es una enfermedad reumática caracterizada por dolor generalizado del aparato locomotor que se acompaña de cansancio intenso, disminución de la capacidad funcional, alteraciones cognitivas y del sueño, síntomas funcionales en diversos órganos y mal estado de ánimo, que no comporta un riesgo vital.

La gran pregunta sin respuesta es por qué se produce la fibromialgia, ya que, hoy por hoy, sigue siendo una enfermedad de causa desconocida. Sin embargo, cada vez son más las pistas con las que cuentan los especialistas. Se sabe que existen muchos factores de tipo traumático, psicológico, infeccioso o emocional capaces de desencadenar la aparición de fibromialgia. En estos pacientes se produce una sensibilización del sistema nervioso central con activación de determinados núcleos cerebrales, hipoactividad de otros y numerosas alteraciones de los neurotransmisores cerebrales que explican bien los síntomas de la enfermedad.

Prejuicios en torno a la fibromialgia

Uno de los obstáculos a los que se enfrentan quienes tratan a los afectados es que actualmente no existe ninguna prueba de imagen o de laboratorio que sirva para diagnosticar la fibromialgia, aunque hay abiertas varias líneas de investigación. Por eso, todavía hay quien sigue dudando de su existencia.

Las principales creencias erróneas sobre la fibromialgia:

1- La fibromialgia no es una enfermedad real

Es tan real como que es una de las enfermedades con peores índices de calidad de vida, si se compara con otras enfermedades, tanto reumatológicas como generales y está considerada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1992.

2- Se trata de un trastorno psicológico o psiquiátrico

No es un trastorno mental, sino una enfermedad producida por una alteración de los neurotransmisores del sistema nervioso, que van a provocar una serie de manifestaciones clínicas como dolor generalizado, síntomas de ansiedad y depresión, trastornos del sueño, rigidez articular y que además perciben dolor con estímulos no dolorosos y mayor dolor de lo normal con estímulos dolorosos.

Lo que sí sucede a menudo es que durante el curso de la enfermedad aparecen trastornos psicológicos y depresión, producidos por la carga que supone vivir con una enfermedad crónica de estas características.

3- Hay una dieta específica para la fibromialgia

No existe ninguna evidencia de que algunos alimentos o aditivos empeoren o mejoren los síntomas de la fibromialgia. Sin embargo, adelgazar puede ayudar a las personas con sobrepeso a disminuir la sintomatología, por lo que es necesario seguir una dieta equilibrada y evitar tóxicos como el tabaco o el alcohol.

4- La hipnosis y la meditación ayudan a combatir los síntomas de esta enfermedad

La terapia cognitivo-conductual, las técnicas de relajación y el ejercicio aeróbico moderado son los únicos tratamientos no farmacológicos que han mostrado su eficacia para mejorar la sintomatología.

Para que sean eficaces, deben formar parte de la vida diaria de estos pacientes y no solo de forma ocasional o por temporadas.

5- Es una enfermedad que no tiene tratamiento

Por los ensayos clínicos realizados en personas con fibromialgia se sabe que los diferentes tratamientos consiguen una mejoría en un tercio de los pacientes y también en un tercio de la intensidad de los síntomas. En la práctica clínica diaria, la mejoría se produce hasta en un 40% de los pacientes.

El tratamiento se basa en el empleo de fármacos antidepresivos, algunos anticonvulsivantes y analgésicos para ayudar a mejorar el sueño, combatir la fatiga y la depresión, los espasmos musculares y el dolor.

 

CuidatePlus / Farmanuario.