Científicos descubren una enzima clave en la proliferación del cáncer de mama

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Científicos de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) han descubierto una enzima, la USP21, que favorece la proliferación del cáncer de mama más agresivo, conocido como de tipo basal o triple negativo, según el estudio “FOXM1 Deubiquitinationby USP21 RegulatesCellCycleProgression and PaclitaxelSensitivity in BasallikeBreastCancer, publicado el 12 de marzo en la revista CellReports.

Este hallazgo podría ayudar a los expertos a desarrollar nuevas terapias para combatir subtipos agresivos de cáncer de mama.

Teniendo como objetivo la USP21 se podría sensibilizar células cancerígenas a terapias que ya tienen uso clínico para tratar pacientes con esta enfermedad.

En ese tipo de células, unas proteínas llamadas factores de transcripción controlan la tasa con la que la información genética es copiada del ADN al ARN (ácido ribonucleico) mensajero dentro de las células. Dicha transcripción es fundamental para la culminación adecuada del ciclo y la proliferación de las células, incluidas las cancerígenas.

Uno de los factores de transcripción se llama FOXM1, hallado en cantidades significativas en el cáncer de mama de tipo basal, aunque hasta ahora los científicos no habían podido entender completamente los mecanismos que regulan esta proteína.

Los autores de la investigación emplearon una técnica de detección basada en la interferencia del ARN para determinar la abundancia o no de FOXM1 y encontraron que la enzima USP21 aumentaba la presencia de esta proteína y su estabilidad.

A mayor cantidad de esa enzima en las células, más FOXM1 estaba protegida en el ciclo celular. Al disminuir la USP21, los científicos descubrieron una reducción mayor en las proteínas implicadas en la red de transcripción de FOXM1 y un retraso significante en la progresión del ciclo celular.

La investigación muestra que la disminución de la enzima “sensibilizó” las células cancerígenas de tipo basal y los tumores al paclitaxel, una terapia para esta clase de enfermedad.

Sería posible desarrollar un medicamento para inhibir la enzima en el futuro con el fin de “engañar” a las células cancerígenas para que destruyan FOXM1 y evitar que crezcan y se expandan.

 

Agencia EFE