Cáncer de próstata: el diagnóstico precoz, clave en todas las fases

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

En España cada año se diagnostican más de 34.000 casos de cáncer de próstata. De esta cifra, alrededor del 30 por ciento progresa a fases avanzadas porque existe metástasis o porque se produce una recaída tras el primer abordaje terapéutico.

¿Por qué es tan importante “llegar a tiempo” en fases avanzadas?, se insistió en la importancia que siguen teniendo las herramientas para la detección precoz para confirmar la existencia de esta enfermedad, especialmente teniendo en cuenta que 1 de cada diez hombres padecerá este tumor.

En estadios iniciales, la detección precoz del cáncer de próstata ha demostrado reducir la mortalidad en un 20-25 por ciento, por lo que es especialmente importante que los hombres con antecedentes familiares se hagan un cribado de cáncer de próstata.

¿Qué ocurre en las fases avanzadas?

Si nos centramos en ese 30 por ciento de pacientes que evoluciona a una fase avanzada, bien por metástasis, bien por una recaída, una vez más el diagnóstico precoz juega un papel clave, tal y como señalaron los expertos en el encuentro donde hicieron hincapié en la importancia del seguimiento estrecho del paciente ya diagnosticado con cáncer de próstata para detectar  cuándo dejar de responder al tratamiento hormonal y mejorar su supervivencia y su calidad de vida.

En estos casos, inicialmente el paciente debe ser tratado con terapia de deprivación androgénica (hormonal) a la que puede dejar de responder en un periodo variable de tiempo. Si eso ocurre el paciente progresará al siguiente estadio: cáncer de próstata resistente a castración (CPRC), una fase muy comprometida de la enfermedad en la que el diagnóstico a tiempo es absolutamente vital.

Conocer el riesgo de metástasis, fundamental

En estos momentos en los que se están produciendo grandes avances en Oncología, hay unos retos muy claros para el cáncer de próstata:

  • Mejorar el control de los pacientes que están en tratamientos hormonales. Esto permitirá identificar los que son resistentes a castración y conocer con certeza qué pacientes con niveles mantenidos en el tiempo y elevados de PSA van a desarrollar metástasis.
  • Implementar nuevas técnicas de imagen que sean capaces de encontrar la enfermedad y detectar metástasis que en la actualidad no se observan con las técnicas vigentes.
  • Incorporar herramientas predictivas para identificar qué pacientes se van a beneficiar de los tratamientos.

 ¿Y qué ocurre cuando el paciente ya tiene metástasis? En estos casos además de los tratamientos farmacológicos existen estrategias radioterápicas capaces de aumentar la supervivencia y la calidad de vida.

La radioterapia es una opción terapéutica curativa cuando se aplica en los estadios iniciales. En enfermedad avanzada, este tratamiento también es relevante tanto para la próstata como para metástasis localizadas en ganglios o hueso.

 

CuidatePlus.