Adicción a los videojuegos y redes sociales

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Depresión, ansiedad, dependencia del alcohol, TDAH y TOC son los trastornos mentales más asociados a las adicciones comportamentales, entre ellas la adicción a los videojuegos y redes sociales, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido en su última versión del CIE-11, Código Internacional de Enfermedades. Al incluirlo en su apartado de trastornos mentales, ello supone un importante reconocimiento para las adicciones comportamentales.

La Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) enfatiza que en el caso de las adicciones comportamentales, la patología dual (cuando se sufre una adicción y otro trastorno mental al mismo tiempo) es la norma, por lo que es fundamental que el médico o psicólogo que atiende una adicción comportamental por primera vez, investigue qué trastorno mental subyace.

En este sentido, el Dr. Francisco Ferre, vocal de Adicciones Comportamentales de la SEPD y jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, manifiesta que depresión, ansiedad, dependencia del alcohol, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) son los trastornos mentales más asociadas a las adicciones comportamentales. Asimismo, el especialista señala que una adicción con sustancia y una adicción comportamental “siguen los mismos mecanismos cerebrales y conductuales en cuanto al abuso, la tolerancia, la dependencia  y la abstinencia” y que “en ambos casos el consumo se vuelve patológico cuando hay consecuencias negativas a nivel social, económico, familiar, legal y físico”.

El doctor Néstor Szerman, presidente de la Fundación Patología Dual y jefe de Servicio de Salud Mental Retiro del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, hace hincapié en  que “el componente neurobiológico de las adicciones comportamentales es compartido con otros trastornos mentales, sean trastornos categóricos (como la depresión o el TDAH, por ejemplo), o rasgos patológicos de personalidad con emocionalidad negativa o impulsividad. Estos trastornos comparten bases genéticas, circuitos y sistemas cerebrales comunes”, y  añade que las adicciones comportamentales son un trastorno mental y no un vicio o una mala conducta, por lo que “el abordaje preventivo y asistencial debe partir de esta premisa básica que sustenta el concepto de patología dual”.

Mayor incidencia en infancia y adolescencia

Al igual que las adicciones a sustancias, las adicciones comportamentales comienzan muy pronto en la vida de una persona vulnerable. Recientemente, la encuesta ESTUDES 2017, del Plan Nacional sobre Drogas en España, reveló una evolución al alza del uso compulsivo de internet hasta el 21%, entre los estudiantes de 14 a 18 años, lo que supone un 4,6% más que en la anterior edición de ESTUDES.

Además, los resultados de otro estudio mostraron que más de un tercio de los estudiantes de secundaria que participaron hacen un uso problemático de internet y casi otro tercio están en riesgo de desarrollarlo; el 43,5% presenta una conducta problemática en el uso de whatsapp y casi un 40% hace un uso problemático de redes sociales.

Redacción de Tendencias en Medicina