7 medidas para reducir el riesgo de cáncer de mama

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

 

Varios estudios han demostrado que hacer cambios en el estilo de vida disminuye el riesgo de cáncer de mama, incluso en las mujeres que tienen alto riesgo. A continuación te compartimos algunas medidas que puedes tener en cuenta para reducir el riesgo:

  1. Restringe el consumo de alcohol. Cuanta mayor cantidad de alcohol consumas, mayor riesgo de padecer cáncer de mama tienes. Según las investigaciones acerca del efecto del alcohol sobre el riesgo para cáncer de mama, la recomendación general es de restringir el consumo a menos de 1 vaso por día, porque hasta una pequeña cantidad aumenta el riesgo.
  2. No fumes. Las evidencias crecientes plantean que existe un vínculo entre el tabaquismo y el riesgo de padecer cáncer de mama, especialmente en las mujeres premenopáusicas. Además, abstenerte de fumar es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud en general.
  3. Controla el peso. La gordura y la obesidad aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama y más todavía cuando ocurren a mayor edad, particularmente después de la menopausia.
  4. Haz actividad física. La actividad física puede ayudarte a mantener un peso saludable, lo que, a su vez, ayuda a prevenir el cáncer de mama. Para la mayoría de los adultos sanos, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda un mínimo semanal de 150 minutos de actividad aeróbica moderada o de 75 minutos de actividad aeróbica intensa, más ejercicios de fortalecimiento muscular al menos dos veces por semana.
  5. Amamanta a tu hijo. La lactancia reduce el riesgo de cáncer de mama. Cuanto más tiempo amamantes, mayor será el efecto protector.
  6. Limita la dosis y la duración de la terapia hormonal. La administración de la terapia hormonal combinada durante más de tres o cinco años aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama. Si recibes terapia hormonal para tratar los síntomas de la menopausia, consulta a tu médico si hay otras opciones, porque quizás puedas controlar los síntomas con medicamentos y terapias no hormonales. Si decides que los beneficios de la terapia hormonal a corto plazo superan los riesgos, usa la dosis más baja que sea eficaz para ti y deja que el médico supervise el tiempo que tomas las hormonas.
  7. Evita exponerte a la radiación y a la contaminación ambiental. Los métodos de diagnóstico por imágenes, como la tomografía computarizada, utilizan altas dosis de radiación. Si bien es preciso estudiar más este asunto, algunas investigaciones dicen que existe un vínculo entre el cáncer de mama y la exposición a la radiación. Por lo tanto, reduce tu exposición y solo hazte esos estudios cuando sea absolutamente necesario.

Si observas algún cambio en tus senos, como la aparición de un bulto o cambios en la piel, haz una consulta con el médico. Asimismo, pregúntale al médico cuándo, según tus antecedentes personales, deberías comenzar a hacerte mamografías y otros exámenes de detección.

Mayo Clinic/Tendencias.