3 de marzo: Día Mundial de los Defectos Congénitos

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

El 3 de marzo es el día estipulado por la Organización Mundial de la Salud para concientizar sobre los defectos congénitos también conocidos como anomalías congénitas, malformaciones congénitas o defectos de nacimiento.

Bajo el lema elegido para este año: “Muchos defectos congénitos, una sola voz” el Ministerio de Salud Pública (MSP) se adhiere a la causa mundial que busca promover la visibilidad de esta temática de forma de aumentar las oportunidades de prevenirlos y mejorar la calidad de vida de los niños con estas afecciones.

Esta cartera se propone hacer hincapié en la vigilancia de la salud pública en este ámbito, lo que permite tener estimaciones precisas de la cantidad de niños que nacen con esta condición e investigar cuáles son los factores que pueden contribuir para que se presenten. Elaborar protocolos de acción que identifiquen oportunidades para que las intervenciones médicas y de prevención tengan mejores resultados en la salud de los niños y sus familias es uno de los objetivos finales. Es fundamental es diagnóstico oportuno, cuidado y tratamiento adecuados.

Los defectos congénitos son un grupo diverso de anomalías estructurales o funcionales que se originan durante el embarazo; pueden darse en cualquier grupo familiar sin que factores como antecedentes de salud, situación económica, etnia o nivel educativo incidan. Los niños que sobre viven y llevan adelante su vida con estas afecciones tienen mayores posibilidades de presentar algún tipo de discapacidad física o intelectual con el pasar de los años.

Según datos brindados por el Programa de Discapacidad del MSP en Uruguay uno de cada tres niños que muere en el primer año de vida tiene algún defecto congénito. Estas cifras cobran mayor relevancia si se tiene en cuenta el descenso marcado y sostenido de la mortalidad infantil, lo que hace que el peso de estas condiciones sea cada vez más importante. A nivel mundial, los defectos congénitos son una de las causas principales de muerte en recién nacidos, lactantes y niños pequeños.

Muchos defectos congénitos pueden ser prevenidos y tratados. Más del 50% pueden ser prevenibles con medidas sencillas como: una dieta sana, tomar de 400ug de ácido fólico por día en la etapa pre-concepcional, hacer controles prenatales, estar al día con las vacunas, evitar el consumo de alcohol o tabaco, controlar enfermedades maternas previas-  como la diabetes y la epilepsia- y evitar el uso de medicamentos durante la gestación.

CIFRAS QUE IMPORTAN

• Cada día nacen en el mundo 12.000 a 24.000 bebes con alguna anomalía congénita, lo que se traduce en 5 a 8 millones de niños por año.

• En Uruguay nacen entre 3 a 5 niños con alguna anomalía congénita por día, esto es entre 1400 a 2800 por año. 1 de cada 33 recién nacidos.

• Las 3 anomalías más frecuentes en Uruguay son: las cardiopatías congénitas, el síndrome de down y las anomalías del tubo neural (Larrandaburu, 2018).

MSP / Farmanuario.