verano

10 tips para mantener la buena salud bucal en verano

linkedin
wapp-icon
wapp-icon

La rutina diaria de verano muchas veces viene de la mano de una inadecuada higiene bucal. El aumento de las temperaturas y los cambios en los hábitos de alimentación favorecen la proliferación de bacterias, pudiéndonos causar algunos contratiempos.

Es sabido que durante el verano consumimos mayor cantidad de alimentos y bebidas poco propicias para la salud bucal, como bebidas alcohólicas y azucaradas, helados, dulces y snacks. A su vez, estar de vacaciones y permanecer menos tiempo en casa, suele incidir negativamente en el mantenimiento de la higiene bucodental. Todos estos malos hábitos provocan el incremento de enfermedades e infecciones como caries, gingivitis y traumatismos, junto con sus consecuencias más comunes como halitosis, sangrado e hipersensibilidad. Aquí les compartimos algunos consejos y sugerencias para llevar una buena salud bucal y prevenir problemas habituales de temporada.

1. Asistir a un odontólogo de confianza

Es fundamental no saltearnos los controles semestrales o anuales, según indique el profesional de confianza. Una buena opción es realizar una visita al odontólogo antes de salir de vacaciones para chequear esté todo bien y evitar sorpresas.

2. Armar un kit de higiene

A donde vayamos es importante tener con nosotros un kit de higiene en el bolso con algunos elementos trascendentales: cepillo, pasta dental para la sensibilidad, hilo dental y enjuague bucal. Además, podemos incluir un botiquín básico con antiinflamatorios, analgésicos, gasas y agua oxigenada.

3. Cepillar los dientes diariamente

Luego de cada comida o por lo menos tres veces al día, debemos cepillarnos los dientes y las encías.

4. Usar cepillos de cerdas blandas o medias

Se deben evitar los cepillos duros ya que estos pueden lesionar las mucosas y los tejidos blandos como las encías.

5. Cambiar el cepillo cada tres meses

Se recomienda cambiar el cepillo de dientes cuando comienzan a aparecer los primeros signos de desgaste o al menos cada tres meses, ya que si está dañado no puede eliminar la placa bacteriana con la misma eficacia que uno en buenas condiciones.  

6. Moderar el consumo de bebidas y alimentos azucarados

La mala alimentación bastante típica de verano es uno de los principales factores que afecta la salud bucal. Debemos evitar ingerir bebidas y alimentos azucarados en exceso, esto es menos de seis veces diarias.

7. Permanecer hidratados

Se sugiere el consumo diario de dos litros de agua y la ingesta de frutas previamente lavadas como la manzana. Consumir las frutas a diente favorece el barrido mecánico de la placa bacteriana, sobre todo cuando olvidamos tener a mano un kit de limpieza bucal.

8. Favorecer el consumo de frutas y verduras 

Las características y los componentes de las frutas y las verduras ayudan a mantener una adecuada salud bucodental. Sus fibras naturales nos obligan a masticar más, incrementando la producción de saliva que ayuda a eliminar los ácidos que se producen en la ingesta.

9. Cuidar la sensibilidad

En caso de sensibilidad dental excesiva frente a alimentos muy fríos, es recomendable aplicar alguna pasta dental para la sensibilidad de forma local en la zona afectada, previamente al consumo de estos alimentos. De esta forma, realizamos un sellado de los túbulos dentinarios evitando filtración y aparición de dolor. 

10. Concurrir a un odontólogo ante traumatismo o fractura dental

Los traumatismos dentales son muy frecuentes durante estas fechas. Ante un golpe, fractura dental completa o parcial, es importante mantener la calma y asistir de emergencia al odontólogo más cercano. Si el diente está fracturado, mantenerlo en leche sin tocarlo demasiado hasta llegar al consultorio.

En caso de presentarse algún síntoma doloroso o fuera de lo normal consultar con nuestro odontólogo de confianza que nos indicará de forma personalizada cómo proceder. Ahora sí, a disfrutar a pleno el verano sin descuidar la salud bucal.

Por Dra. Victoria Noria – Hola Salud / Farmanuario.