10 hábitos que dañan mortalmente el cerebro

 

El cerebro cumple un papel fundamental, es la máquina que nos hace trabajar, esforzarnos, pensar, ejecutar nuestras tareas diarias y cuidarlo, debería estar entre nuestras prioridades.

Este órgano está capacitado para realizar diversas actividades, sin embargo, existen hábitos que lo pueden dañar. Aquí te compartimos algunos:

  1. Consumo alto de azúcares
    Al no tener una dieta saludable y balanceada el cerebro se ve afectado conduciendo a enfermedades cardiovasculares.
  2. No desayunar
    El desayuno te proporcionará los nutrientes necesarios para tener energía y comenzar el día activo. Comer los alimentos adecuados harán que tu cerebro funcione. De lo contrario, éste se encargara de mandar señales de emergencia para tener “combustible”; trayendo como consecuencia enfermedades como: obesidad, colesterol alto, diabetes e incluso el riesgo de sufrir convulsiones.
  3. Fumar
    El terrible hábito de fumar reduce considerablemente la materia cerebral y el suministro de oxígeno al cerebro. Se ha demostrado que promueve la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer.
  4. Exponerse frecuentemente a ambientes contaminados
    El cerebro necesita un suministro constante de oxígeno, pero diferentes sustancias tóxicas podrían interferir con el intercambio de gases.
  5. No dormir lo suficiente
    Necesitamos ocho horas de sueño por noche para que el cerebro descanse, a fin de que los procesos metabólicos se lleven a cabo correctamente con la energía resultante producida, así como para la renovación celular.
  6. Comer en exceso
    Comer alimentos que el cuerpo no necesita provoca una acumulación de sustancias residuales en forma de grasas y endurecimiento de las arterias cerebrales, lo que afecta su correcto funcionamiento.
  7. Consumo de alcohol
    El alcohol puede arruinar tus órganos, principalmente el sistema nervioso, el hígado y el corazón. Impacta las reacciones químicas que tienen lugar en el cerebro. El alcoholismo también mata a las neuronas y reduce la velocidad con la que se transmiten los impulsos nerviosos.
  8. Estrés y violencia
    El estrés provoca varias reacciones al sistema nervioso, algunas de las cuales reducen la capacidad mental y también aumentan el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y ataques cardíacos.

Respecto a la violencia, un estudio de la Universidad de Londres encontró que el cerebro de los niños maltratados aprende a protegerse y se vuelve hipervigilante, queda en constante alerta, expectante y activo.

La activación cerebral tan grande y constante provoca un amplio desgaste emocional y cognitivo y produce niveles de ansiedad muy elevados, por lo que serán incapaces de controlar la ansiedad cuando son adultos.

  1. No realizar actividad física
    Hacer ejercicio por lo menos tres días a la semana mantiene el cerebro bien estructurado y acelera su funcionamiento.
  2. Falta de estímulos mentales y ejercicio
    Leer un libro o trabajar a través de una búsqueda de palabras para estimular tu cerebro aumenta la capacidad de aprendizaje y la memoria, así como el tiempo de reacción a los estímulos. Lo mismo ocurre cuando se practica actividad física.

 

Infobae / OMS.